Tras la reciente inauguración del Viaducto del ferrocarril San Martín realizada por el presidente Mauricio Macri y el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta, comenzaron a observarse serias fallas que podrían traer graves consecuencias para la seguridad de los vecinos cuyas viviendas están ubicadas a escasos metros de la obra.
Como muestran las imágenes, el terraplén por donde pasa el ferrocarril de la línea San Martín que se mueve en dirección a la estación Villa del Parque, comenzó a mostrar fisuras y grietas en la construcción que según entendidos, “dicha estructura no está soportando el paso del tren y es un potencial peligro para las familias que habitan el tramo donde las vías del tren comienzan a descender hasta el nivel del suelo”.
Las familias afectadas señalan que ahora el paso del tren quedó a escasa distancia de las
viviendas y desde la altura ahora se arrojan botellas que provienen del el interior de los vagones. “Esta situación representa también un verdadero peligro ya que no se tuvo la precaución de colocar una protección para evitar estas situaciones como tampoco las mínimas medidas de seguridad.”
A esto debemos sumarle las quejas y reclamos que se multiplicaron en las redes sociales, no solo por las cancelaciones que a diario se dan y generan incomodidad y malestar en los pasajeros, sino también por la demora que les provoca los más de 30 minutos entre Villa del Parque y Retiro.
Son 30 minutos lo que demora el tren San Martín en unir las estaciones de Villa del Parque y Retiro, porque la formación se debe desplazar a 12 kilómetros por hora debido a que la obra no está finalizada a pesar de que su inauguración fue utilizada como “actividad de campaña” un día antes del comienzo de la veda electoral por el presidente y el jefe de gobierno porteño.