A pesar de los grandes anuncios de Horacio Rodriguez Larreta sobre la puesta en valor del Cementerio, la realidad demuestra el fracaso de su gestión en el cuidado del predio.

En las elecciones 2015 Horario Rodriguez Larreta llevó adelante su campaña como precandidato a jefe de Gobierno inaugurando la puesta en valor del entorno del cementerio de Chacarita

En aquel momento prometió recuperar y jerarquizar el área del acceso al cementerio sobre la Av. Guzmán, ampliando la acera frente a la entrada principal peatonal y reubicando los puestos de flores. La millonaria puesta en valor, una vez pasado los cuatro años de su mandato,a simple vista se puede considerar como un despilfarro del erario público.

Es que el abandono del cementerio dista mucho de la tan prometida “puesta en valor”. Familias viviendo en los alrededores, obras abandonadas, sin los mantenimientos adecuados y el tétrico escenario de ver nichos abiertos con restos óseos a la vista de cualquiera. Además de esto hay nichos dañados, pisos rotos, revoques caídos, baños sin agua, filtraciones, falta de luminarias y robos constantes.

No se debe dejar de mencionar el gran Panteón Central, una obra perteneciente a Clorindo Testa que fue construido entre 1950 y 1959. Una obra de alto nivel arquitectónico y artístico que hoy se mantiene como una penosa ruina.

No hace falta ser especialista en la materia para comprobar la falta de mantenimiento del Cementerio de la Chacarita y comprobar las promesas incumplidas de un Jefe de Gobierno que utilizó la publicidad de los medios de comunicación para sostener su pobre gestión.

El Cementerio de la Chacarita, ubicado en nuestra Comuna 15 , es un claro ejemplo de la denominada técnica de “maquillaje” donde se realizan arreglos sólo en las partes visibles con presupuestos millonarios que no se condicen con la obra.

Las denuncias de la situación del Cementerio es constante y el material proporcionado por los vecinos a la redacción de LateComuna15 es abundante. Sobran las pruebas y las iremos publicando con el pasar de los días.

En estos cuatro años de gestión Larreta el Cementerio de la Chacarita se convirtió en un verdadero “agujero negro” que absorbió  un millonario presupuesto en mantenimiento y obras que a simple vista no se puede observar.