Las corporaciones una vez más demostraron ser más eficaces. A pesar de alguna que otra pequeña organización de vecinos para evitar el cambio de la morfología de La Paternal con las nuevas construcciones, el gobierno de Horacio Larreta volcó toda su maquinaria política a favor de un escandaloso negocio inmobiliario.

Todo comenzó con la implementación de un nuevo Código de Planeamiento Urbano por parte del Gobierno de la Ciudad ante la pasividad de la mayoría de los vecinos del barrio debido a la poca información que circula en los medios masivos de comunicación. El blindaje mediático demostró una vez más que faraónicas medidas se pueden ocultar a los ojos de la mayoría sin ningún costo político.

El pasado 28 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires (N°5527) la aprobación inicial conforme lo establecido en los artículos 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde se establece que  se aprueba “el Convenio suscripto entre el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los titulares de dominio de las Parcelas 1a, 6a, 9a, 11a, Manzana 13E, Sección 61, Circunscripción 15, que como Anexo I forma parte integrante de la presente Ley.”

Los firmantes del acuerdo fueron Franco Moccia, Ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y quienes acreditan la representación de los propietarios de las parcealas, Eduardo Mario Lubrano y Christian Gonzalo Alvariñas Cantón.

En el Convenio se estableció la desafección de “la Parcela 5, Manzana 13E, Sección 61, Circunscripción 15, del Distrito E4 – 106 Higiene Urbana – Base Primaria de Recolección de RSU” y se suprime a la zona del denominado “Distrito E4 – Equipamiento Especial del Código de Planeamiento Urbano” al cual pertenecía y formaba parte del las áreas desafectadas al uso ferroviario propiedad del Estado Nacional y luego cedido a la Ciudad de Buenos Aires.

También, en el mismo acuerdo, se establece que queda permitido “una zona residencial dedicada a la localización de viviendas colectivas de alta densidad, equipamiento comercial, de servicios, de esparcimiento y otros equipamientos de escala compatible y complementarios del uso residencial.”  Estas construcciones se podrán realizar tal como lo indica el mapa en las parcelas 1a, 6a, 9a y 11a y será llamado Barrio Parque Central.

También se especifica que los edificios tendrán por este acuerdo un límite de “48,50m a contar desde la cota de la parcela” y “por encima de dicha altura sólo podrán sobresalir tanques de agua, cajas de escalera, instalaciones complementarias, antenas, pararrayos, balizamientos e instalaciones especiales.”

Las construcciones que se realizarán a futuro en dicha zona podrán ser: Vivienda colectiva, residencia o establecimiento geriátrico; comercio minorista; Servicios Terciarios para la vivienda y sus ocupantes; oficinas comerciales; alojamientos turísticos; locales deportivos o gimnasios; casas de fiestas privadas; establecimientos de Sanidad; Jardín maternal y Cultura Culto y esparcimiento.

De esta manera los peores miedos que tenían algunos vecinos se hicieron realidad. El miedo a perder el pulmón verde, a la saturación de cloacas, a mayor cantidad de cortes de luz, al colapso del tránsito y al aumento de la inseguridad son algunas de las cosas que se vendran a sumar a la Paternal gracias a lo que se denomina la inmobiliaria de Horacio Larreta.