La misa se realizó bajo el lema “Paz, pan y trabajo”, y contó con la presencia de numerosos dirigentes gremiales, legisladores e intendentes bonaerenses del PJ acompañaron a Moyano en esta demostración.

Tanto la convocatoria como el apoyo de la Iglesia fueron señales con la que el sector intentó dejar en claro que tiene respaldo para enfrentar la política económica.

El principal dirigente del Frente Sindical para el Modelo Nacional, Hugo Moyano, encabezó la movilización frente a la Basílica de Luján, luego de la cual la Iglesia subrayó que “ninguno de los problemas se puede resolver sin la interacción entre el Estado y el pueblo” y llamó a reconocer la “sana interdependencia” si se quiere lograr “un cambio positivo”.

solo se escuchó al voz del arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, que estuvo a cargo de la homilía en la misa ecuménica.

Este acto y misa se dieron en un contexto de creciente malestar social y marcó también la consolidación del acercamiento de Moyano, que profesa la religión evangalista, a la Iglesia Católica.

La marcha hacia la basílica fue una clara demostración de fuerza por parte del líder camionero que fue acompañado por integrantes del Frente Sindical para el Modelo Nacional, como Sergio Palazzo (Bancarios), Ricardo Pignanelli (Smata), Hugo Yasky (CTA), Roberto Baradel (Docentes) y Walter Correa (Curtidores).