El vecino Claudio Romano, de 39 años, murió este martes por la mañana en la calle Malabia al 900, al ser baleado por policías

La versión de los oficiales, que pertenecen a la comisaria 15B de la Policía de la Ciudad, es que dispararon como un acto de legítima defensa.

Los agentes quedaron detenidos, a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 49, a cargo de Ángeles Mariana Gómez Maiorano.

Por su parte la esposa de la Romano contó a medios periodísticos que no cree que su esposo, quien trabajaba de chofer de una Aseguradora de Riesgo de Trabajo (ART), hubiera atacado a los policías, ya que asegura que ya bajó del vehículo “lleno de sangre”, y que los disparos que dieron en su cuerpo pertenece a una “secuencia anterior”, por lo que pidió que se investigara bien lo ocurrido. “Algo pasó antes, él no es de reaccionar así, explicó LucíaMantenía (Claudio) buena relación con “los policías de la zona” porque “tenía que esperar en doble fila a los pacientes que llevaba a atenderse”.

Ella contó que esa mañana se enviaron mensajes, y el último fue a las 10:26. Luego, a las 11 hs le envió otro mensaje, pero nunca lo vio, por lo que sospechaba que algo pudiera haber pasado. Además comentó que una de las cámaras de la zona, lograron captar una imagen en el momento en que los policías “le dispararon dos balazos del lado del conductor”La acompañante le termina de tirar, él trata de cruzar la calle y lo rematan en el piso, advirtió.

Lucía relató que los testigos “escucharon seis disparos y aparentemente cinco fueron a él”, por lo que pidió que se investigue “la secuencia anterior”.

Por otra parte, según la versión de la fuerza, indica que el móvil policial fue hasta ese lugar para entregar una notificación judicial. Luego un auto, manejado por Romano, se paró detrás. La víctima estaba ya ensangrentado y tenía una navaja, y atacó al oficial Pérez a través de la ventanilla sin decirle nada. El policía herido en un brazo  disparó al menos una vez, e hirió a Romano. Luego intentó agredir a su compañera inspectora que estaba parada sobre la vereda. Esta disparó 3 veces, pero el agresor no depuso su actitud.

Según los investigadores “En el piso, trata de levantar tres veces más, estaba como sacado este hombre, hasta que finalmente le dan un disparo que lo termina matando”.

También se conocieron las declaraciones del suegro de la víctima, José: “Estaba trabajando como todos los días, hacía traslados de ART desde Provincia a Capital en su auto. No lo esperábamos, a las 10.30 mi hija habló con él y un poco después de las 11 pasó esto. Nos dicen que bajó lleno de sangre del auto, hay versiones contradictorias. Esto es tremendo, por más que tenga un machete, cuatro o cinco tiros es demasiado”.

Fuente: Nuevo Ciclo