Fuerte revés sufrió el Gobierno de la Ciudad de Horacio Rodriguez Larreta  al recibir una orden del juez Gallardo para que las instalaciones de agua, gas y electricidad estén en condiciones en 45 días.

El Gobierno de Horacio Rodriguez Larreta recibió la orden del Juez Gallardo para que en 45 días se finalicen las obras en las instalaciones de agua, gas y electricidad del hospital Tornú. Esto fue determinado a través de un fallo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario número 2 de la Ciudad, a cargo de Roberto Gallardo.

El Hospital Tornú funciona en Combatientes de Malvinas 3002, Parque Chas y según datos del diario Clarín el 80% de sus pacientes son de Capital y, dentro de ese porcentaje, el 90% son vecinos de Parque Chas.

Este fallo va de la mano a otro fechado el 11 de febrero de 2014, donde se dictó una sentencia definitiva, modificada por la Cámara de Apelaciones el 4 de noviembre de 2015, donde “se ordenó al Gobierno de la Ciudad la ejecución de una serie de obras de infraestructura edilicia y la provisión de equipamientos e insumos tendientes a garantizar la integridad física tanto de los pacientes como de los trabajadores de la salud que allí se desempeñan”.

En el pasado mes de junio Late contó como los trabajadores de las distintas áreas del Hospital Tornú y los vecinos de la Comuna 15 se habían unido en un abrazo simbólico para denunciar el estado de abandono en el que se encuentra la institución.

En aquella oportunidad Gustavo Noya de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) y Gabriel Rosenstein, delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), fueron quienes convocaron a toda la comunidad a participar de la comisión técnico-administrativa del Hospital para hacer un seguimiento de ls situación.



 

La Orden del Juez al gobierno de Larreta

El juez Gallardo acusó al Gobierno porteño de continuar “incumpliendo la mayoría de las obligaciones a su cargo impuestas por la sentencia definitiva”.

Agregó en su fallo que se debe “acondicionar las redes de provisión de gas y de agua y la instalación eléctrica, colocar las señalización e iluminación de emergencia reglamentaria, proveer los matafuegos y demás medios de extinción de incendio necesarios y mantenerlos en correcto estado de uso y en la cantidad necesaria, dar a los medios de salida el sentido correcto, reacondicionar un pabellón abandonado, remover los objetos que obstaculizan las salidas de emergencia, colocar una salida hacia la vía pública en el establecimiento educativo que funciona en el predio del nosocomio no son obras que requieran ni demasiado presupuesto, ni demasiada complejidad.”

La orden es clara y concisa al darle al gobierno de la Ciudad “un plazo adicional único e improrrogable de cuarenta y cinco (45) días corridos a tal fin”. En el mismo escrito, el juez especifica que una vez que se termine el plazo se impondrán multas “a las máximas responsables de las áreas pertinentes –Ministerio de Salud y Ministerio de Educación e Innovación- las sanciones conminatorias previstas en el artículo 30 del Código CAyT”.