Ayer fue un día de muchos rumores. Uno de los más fuertes fue el pedido de cambio de Gabinete y quienes trasladaron esa propuesta fueron según Clarín María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y el mejor amigo de Macri, Nicolás Caputo. Una propuesta de recambio que llevaba implícito un acercamiento con la oposición para consensuar una agenda pública e incluso para que ocupen cargos.

“No hay soluciones mágicas. Somos los que estamos” se decía el jueves negro según una alta fuente del Ejecutivo consultada por periodistas de Clarín. Pero hasta últimas horas de ayer, en Balcarce 50 por los movimientos del gobierno nacional no tienen intenciones de hacer cambios en el Gabinete. Por ejemplo en la conducción económica Nicolás Dujovne ya tiene programado un viaje para el próximo lunes a Washington y mucho menos hay cambios en el Banco Central.

La frase del macrismo en plena tensión el pasado miercoles era “hay que esperar” que ahora se transformó en “hay que aguantar”.