Por medio de un decretazo el jefe de Gobierno sacó un proyecto donde crea el “Complejo Hospitalario Sur”, que unificaria en el predio del Muñiz ese hospital y el Marie Curie, el Ferrer, el Udaondo y el IREP.  Los trabajadores de la salud de la ciudad venían resistiendo la fusión porque según denuncian implica “el cierre de los hospitales” y “el fin de la atención pública sanitaria para ceder espacio a clínicas privadas”.

El proyecto inmobiliario había sido presentado por el Ministerio de Salud de la Ciudad a las autoridades de los hospitales el 11 de abril pasado. Busca concentrar en el hospital de Enfermedades Infecciosas F. Muñiz, al hospital de Gatroenteorología B. Udaondo, al hospital de Rehabilitación Respiratoria M. Ferrer, el Hospital de Oncología Marie Curie y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica.

Rodríguez Larreta modificará por completo la estructura edilicia del Muñiz. Según el proyecto, no serán demolidas, con el supuesto objetivo de construir 500 m2 nuevos y 10.000 m2 de “remodelación y mejoras”. En el medio, el objetivo es dejar al Muñiz con sólo 150 de sus 350 camas y destinar al Complejo 500 camas en total: 100 para críticos, 50 crónicos y 350 generales. Esto significa que la cantidad de camas para todo el complejo será, de acuerdo a las previsiones, sensiblemente menor que en la actualidad: el conjunto de los cinco hospitales pueden albergar a 665 pacientes.

El Gobierno de la Ciudad estipula que el complejo costará unos 160 millones de dólares, que pagará en parte con las ventas de los edificios de los otros cuatro hospitales (valuados en total en 123 millones de dólares).

Según el proyecto, los centros de salud perderán su condición de hospitales y pasarán a ser institutos, por lo que ya no habría en ellos guardias externas abierta a la comunidad.

Fuente Página 12