La crisis solo la sientes los asalariados. El sector financiero, por su parte, puede ser considerado como el gran ganador de la era de Mauricio Macri. Así se desprende del nuevo informe del Panorama Monetario elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), donde se advierte que la debido a la rentabilidad garantizada por el Estado y una menor toma de riesgo, los bancos en la Argentina ganan cada vez más e invierten e innovan menos.

A pesar de la notoria mejora económica del sector financiero, son cada vez menos los fondos que utiliza para financiar a las pymes y familias. En resumen, los bancos ganan más y prestan menos para el desarrollo de la economía local.

“En 2018 las entidades financieras tuvieron ganancias por $172.106 millones, lo que implica un incremento de un 121% (50% real) respecto de las obtenidas en 2017”, indica el informe.

El estudio, además, señala que la actividad de los bancos cayó, esto quiere decir que los depósitos y préstamos bancarios caen en términos reales desde octubre (-0,5%), profundizando su caída en diciembre (-6,04%) y en enero del 2019 (-10,5%).

“Lo que explica fundamentalmente que la rentabilidad de los bancos no se haya visto afectada pese a la caída de la actividad bancaria y la reducción del margen bruto por intermediación financiera, es el resultado por Leliq y otros títulos valores, que en último trimestre del año 2018 ascendieron a $ 149.502 millones, viéndose incrementados en un 497% en términos interanuales”, indica el informe de CEPA.

La transferencia de dinero desde el Estado a las entidades bancarias, es inmensa. El Banco Central de la República Argentina destina 1100 millones de pesos en pago de intereses por las Leliq y las Lebac. Increíblemente, el aumento de la rentabilidad lo obtuvieron contratando menos personal. En los primeros dos años de Cambiemos, el sector se desprendió de 1400 empleados.

Fuente: Infobaires 24

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});