Eduardo de Montmollin, presidente de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), confirmó que las tres formaciones de la línea B compradas al Metro de Madrid contienen asbesto, un material cancerígeno. “Una empresa autorizada hará la disposición final de los componentes con amianto. A los coches se los chatarreará”, dijo de Montmollin en una entrevista en un portal. Los CAF 5000, fabricados a mediados de la década del 70, fueron adquiridos en forma directa en 2011 por el presidente Mauricio Macri cuando era jefe de Gobierno porteño. Pagó 4 millones de euros, al cambio 182.280.000 de pesos.

A principios de este año, Sbase retiró las tres formaciones del servicio después de que el Metro de Madrid declarara a un medio español que contenían asbesto. “Nunca se tendrían que haber comprado estos trenes, primero porque está prohibido el asbesto en el país y segundo porque también es ilegal su comercialización, con lo cual hay un desastre desde el punto de vista legal para ambos países”, advirtió a PáginaI12 el titular de los metrodelegados, Roberto Pianelli.

Fuente Página12