El Secretariado del Grupo de Curas en la Opción de los Pobres expresó su solidaridad con Bolivia haciendo hincapié en cómo los golpistas se nutrieron del fundamentalismo religioso. En la misma línea, un grupo de Biblistas emitieron un comunicado donde rechazan contundentemente que la Biblia se haya asimilado, simbólica y materialmente, a un atentado contra las instituciones democráticas y se haya utilizado como instrumento de dominación.

 

NUESTRA SOLIDARIDAD CON BOLIVIA
(Comunicado de los Curas en la Opción por los Pobres)

Queremos expresar nuestra incondicional solidaridad con el pueblo boliviano. Bolivia ha sufrido un golpe de Estado. El gobierno de nuestro país puede buscar los eufemismos que quiera, pero de eso se trata: de un golpe de Estado. Estamos consternados. Pensamos que no volveríamos a ver en América Latina lo que nuevamente contemplamos: la voluntad popular pisoteada por intereses foráneos en oscura complicidad con minorías de nuestros países que no quieren renunciar a sus privilegios de clase, sembrando el odio como respuesta al crecimiento en dignidad de las clases populares.

Gobiernos populares, como el de nuestro hermano Evo Morales, socavados por aquellos a los que no les interesa el sueño colectivo de nuestros pueblos. No les interesa la distribución de la riqueza. Sólo los desvelan sus negocios que depredan la Madre Tierra y proponen un mundo injusto que defienden con la fuerza de las armas.

Nos entristece saber que estos golpistas se nutren del fundamentalismo religioso. Pronuncian el nombre de Dios y actúan sembrando muerte. Nos avergüenza que un miembro de la Iglesia de Cristo (Luis Fernando Camacho) encabece esta sedición con la Biblia y el Rosario en la mano, persiguiendo y despreciando a los indígenas y a los pobres. Nos entristece que la misma jerarquía de nuestra iglesia en Bolivia no defienda a un gobierno democráticamente elegido y no tome partido por aquéllos a los que Jesús llama “los preferidos de mi Padre”.

América Latina gime. El continente más desigual del mundo lucha por su liberación en la esperanza de sus pueblos y de sus pobres. México eligió otra alternativa, Chile despertó, Brasil celebra la libertad de Lula, Argentina tiene una nueva esperanza… Aquí y allá aparecen noticias que nos alientan. Pero al mismo tiempo, como lo marcan estos tristes acontecimientos de Bolivia, parece que quieren volver a abrir las venas de nuestra Patria Grande.

Secretariado del Grupo de Curas en la Opción de los Pobres
11 de noviembre de 2019



“Se te ha hecho saber lo que es bueno, lo que Yahvé quiere de ti: tan sólo respetar el
derecho, amar la bondad y proceder humildemente con tu Dios.” (Miqueas 6:8)

Los acontecimientos vividos en las últimas horas por el pueblo hermano de Bolivia nos vuelven a convocar y a exigir una palabra de repudio y de compromiso.

El pasado domingo 20 de octubre de 2019 se realizaron las elecciones generales en el Estado Plurinacional de Bolivia. La fórmula del presidente Evo Morales y Álvaro García Linera obtuvo más del 10 % de los votos de diferencia respecto de la segunda fuerza política, en una elección democrática y libre.

Pero en las últimas horas se han reunido diversas fuerzas, provenientes del interior y del exterior de la hermana República, y proclamando un discurso de ciudadanía y cuidado de la democracia, accionaron y siguen accionando procedimientos que no hacen más que minar las bases mismas de la democracia boliviana, generando atentados y actos violentos contra el pueblo boliviano y sus representantes constitucionales, oponiéndose a la distribución equitativa de la riqueza y a la inclusión de los arrasados por el sistema neoliberal durante siglos de dominación.

Como biblistas, rechazamos contundentemente que la Biblia se haya asimilado, simbólica y materialmente, a un atentado a las instituciones democráticas, y haya sido utilizada, una vez más, como instrumento de dominación.

Por todo esto, como biblistas argentinxs reunidxs en torno a una lectura socialmente situada de la Biblia, repudiamos el golpe de Estado en la hermana República Plurinacional de Bolivia.

Manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo boliviano, esperando que puedar reconstituir sus instituciones democráticas y la paz social.

Sumamos nuestra voz a las de tantas y tantos que, en todo el territorio de nuestra América Latina, se pronuncian en favor de la justicia, la inclusión, la paz y la democracia.

Como biblistas, además, pronunciamos enérgicamente nuestra voz contra toda forma de lectura bíblica que conduzca a la sumisión, la marginación, la opresión y la violación de derechos humanos fundamentales.

11 de noviembre de 2019

Flavia Soldano Deheza; Andrea Hojman; Eduardo de la Serna; Eleuterio R. Ruiz; Pablo Ferrer; Raúl Emilio Vera; Pablo Álvarez Liz; María Luján Manzotti; Constanza Levaggi; Graciela Dibo; Zoraida Carolina Insfrán; Mercedes García Bachmann; Néstor Míguez; Juan José Barreda; Pablo Cicutti