La semana pasada, al cumplirse los 42 años de la “Noche de los Lápices”, los alumnos del colegio Federico García Lorca organizados en el centro de estudiantes se propusieron realizar una actividad para reflexionar, debatir y mantener viva la memoria. Como es de público conocimiento dicha actividad fue suspendida por autoridades de la supervisión, perteneciente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En la actividad estaba programado el acompañamiento de HIJOS (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio). Cabe destacar que la suspensión de la misma provocó múltiples adhesiones.

Es el caso de Taty Almeyda, quien expreso que “en nombre de todas las madres de Plaza de Mayo, línea fundadora felicitamos la actitud del Centro de estudiantes del Colegio Garcia Lorca de La Paternal por recordar a ese grupo de jóvenes militantes que entre otras cosas luchaban por el boleto estudiantil.”

Taty Almeyda, quien dialogó con Late, se refirió a lo sucedido y envió felicitaciones a los alumnos del Colegio García Lorca y un enérgico repudio a lo sucedido. “Realmente felicitaciones chicos y también por supuesto repudiamos la actitud del Gobierno de la Ciudad, hay que decir las cosas por su nombre, el Gobierno de la Ciudad prohibiendo que se recordara esa fecha” y agregó un emocionante aliento a los alumnos al decirles que “con estudiantes como ustedes, se demuestra que los lápices van a seguir escribiendo, un fuerte abrazo.”

Desde www.latecomuna15.com.ar también nos comunicamos con Carlos Pisoni, referente de la agrupación H.I.J.O.S. y quien fue subsecretario de Promoción de Derechos Humanos de la Nación durante el gobierno de Cristina Fernández quien nos expresó que “la decisión de suspender la charla es ilegal dado que a partir de las distintas modificaciones de la Ley de Educación tanto nacional como de la Ciudad, la temática de Memoria, Verdad y Justicia está incluida en la curricula e incluso la noche de los Lápices es una de ellas”.

Agregó además que “era una actividad organizada desde el centro de Estudiantes con lo cual, la suspensión de la actividad es no sólo ilegal sino que es también anti-democrática porque no se respeta el derecho a la libertad de expresión de los estudiantes y que está consustanciada con la decisión de este gobierno de llevar adelante este plan económico de hambre, ajuste y represión al pueblo argentino, que es primo hermano del plan económico de la dictadura”.

Subrayó que esto “sin duda conlleva un cambio de paradigma ideológico, porque los beneficiarios de este plan económico son los mismos que se beneficiaron con la dictadura y son muchos de los hijos de esos beneficiarios los que nos gobiernan hoy, por eso no es casual que este gobierno trate de suspender este tipo de charlas que llaman a la reflexión y al debate del pasado reciente.”

Pisoni aseguró que “no es casual que muchos jóvenes puedan reflexionar sobre lo que está pasando en la actualidad y sobre los motivos que generó la Noche de los Lápices y que este Gobierno trate de suspender estas charlas.” Por último expresó el deseo de que “la comunidad educativa del García Lorca pueda generar las acciones necesarias para que finalmente esta charla se pueda realizar.”

También llego a nuestra redacción la palabra de los y las integrantes de la Comisión por la Memoria de La Paternal y Villa Mitre quienes nos expresaron su solidaridad: “La Comisión X la Memoria de la Paternal y Villa Mitre se solidariza con el Centro de Estudiantes del colegio Federico G. Lorca ante la incomprensible y lamentable decisión de autoridades del colegio y de la inspección escolar por suspender la charla referente a la Noche de los Lápices. Sin explicación alguna la actividad fue censurada sin más, al mejor estilo de la Dictadura Militar. No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos. La Paternal No Olvida”

Por último, en una breve charla con Late, el referente comunal y trabajador del Ente Público Espacio para la memoria ex ESMA Gabriel Salomón expreso que: “El Gobierno de la Ciudad con esta actitud no hace más que motivar aun mas a las y los estudiantes a seguir luchando desde los centros de estudiantes para mantener viva la memoria, esa memoria que no se borra por la decisión de ningún funcionario de turno.