En menos de una semana se produjeron tres intentos por censurar a nuestra agencia de noticias, mientras intentábamos registrar y difundir lo que acontece en el barrio.

El primero se produjo el jueves 16 de febrero, cuando cubrimos el accidente que tuvo como protagonista a un colectivo de la línea 146 en Av. San Martín a la altura de Fragata Sarmiento. En dicha oportunidad, la Policía Metropolitana quiso intimidar a nuestro cronista, diciéndole que, si seguía filmando, debían llevarlo demorado en condición de testigo

El segundo intento tuvo lugar el día el sábado 18. Mientras tomábamos fotografías de los canteros de la estación Norberto “Pappo” Napolitano del Metrobús mientras eran rellenados con una tierra que emanaba un olor pestilente, apareció una moto con dos sujetos con cascos abordo. El que viajaba en la parte de atrás le tiró el celular al piso a quien estaba tomando el registro. Lo llamativo fue que su intención no era otra que esa, ya que no quiso “manotearlo”, como si se tratar un intento de robo.

Finalmente, el tercero ocurrió en el día de ayer, mientras salíamos a recorrer la Av. San Martín para tomar imágenes de los comercios a los cuales Edesur aún mantiene sin luz. Entre los locales que estaban sin suministro eléctrico, se encontraba la sucursal del Banco Nación de Av. San Martín y Nicasio Oroño, el cual no podía atender a sus clientes. En esta oportunidad, nuestro compañero fue censurado por personal de seguridad privada del banco con la anuencia de los efectivos de la Policía Metropolitana, que le impidieron continuar tomando imágenes.

A quienes llevan a cabo estos reiterados intentos por acallar la voz de los medios alternativos, queremos advertirles que, lejos de intimidarnos, nos motivan a seguir más comprometidos que nunca a llevarles a los vecinos la información de aquello que ocurre en nuestra querida Paternal y que algunos, sin éxito, pretenden ocultar.