El Bicho de Carboni no logra hacer pie. En una tradicional cancha donde las transiciones de ataque a defensa son abruptas y donde al rival siempre se le ha complicado resolverlas, al que parece empezar a pesarle es a nuestro propio equipo.

Casi nada ha cambiado con respecto a planteos de DT´s anteriores a saber: salida x abajo (mas parecida al fundamentalismo de Heinze que a cierta practicidad del equipo de Berti), presión alta (igual en ambos casos), 3 puntas definidos (igual, 2 x afuera y un “9”, mas allá de os intérpretes), marcación zonal y la línea de 4 tradicional que Berti ya habia modificado con respecto a la de 3 + 2 laterales – volantes de Heinze.

Porqué el raconto? Porque después de un mes y medio aprox de trabajo en el Club, con mas de 20 dias de parate para trabajar “sus ideas” y recuperar lesionados, no se notaron ideas nuevas y el estado físico de los jugadores solo empeoró.

El Bicho pagó una desatención en la marca con una salida floja de Chavez a los 5 minutos y jamás, jamás, pudo recuperarse. Algo descolocado Francis Mac en el PT (mejoró en el ST pero se fue quedando sin piernas hasta salir reemplazado) perdiendo a sus espaldas, mal acoplado con los centrales, prolijo y con aplomo Ibañez y algo impreciso Kevin Mac, contenido porque Union propuso 3 puntas definidos pero con solo el 9 (Soldano) bien de punta y los extremos arrancando desde el medio, entorpeciendo cualquier salida de nuestros laterales.

Algún desborde de Toledo, un gol perdido por un Bobadilla, un jugador que vive de espaldas, peleándose con las defensas rivales, que demuestra que no es claro ni asistidor y que, cuando tiene una chance clara como la que tuvo, tampoco acierta. En su defensa, no hay manera que le llegue una pelota limpia ya que la generación de juego, por esta vez en manos de Piscu y de Barboza, es nula. No hay juego asociado, no hay verticalidad ni agresividad, no se genera el movimiento rápido que se necesita para el desborde x afuera, no con la pelota al pie para que un Toledo o similar (Ilaguirre entró para lo mismo y solo aportó mas barullo) corra 50 mts, sino para generar un pase claro, al vació, una diagonal de los extremos, un 2 /1 al marcador de punta rival. Piscu sigue en su (mala) version 2018 y a pesar de que el PT de Barboza fue muy bueno, en el ST se quedó también, como Francis, sin piernas (tal vez sea hora de darle continuidad para que agarre ese ritmo que aún le falta, Barboza es un jugador que pone al equipo 20 mts mas adelante y traslada claro y con la pelota pegada al pie). El panorama es oscuro porque el cambió de DT no motivó a un equipo que parece cada vez con menos alma. No solo no aparece un revulsivo sino que tampoco podés contar con un sinfin de lesionados que vienen tanto de la “gestión Berti” como de la actual de Carboni (Machin, Sandoval, Junior Benitez y aparentemente ahora Bobadilla + los resentimientos en las lesiones de Alexis y Batallini). Algo extraño sucede ya que un jugador, 2 ó 3 pueden no cuidarse correctamente y lesionarse por esa causa…pero tantos todo el tiempo?

Un ST que ni vale la pena analizar, triste y gris como la tarde y como las tribunas semi vaciás de un (ex) DAM al que ya no se le respeta ni la historia ni las dificultades que presentaba para el rival. Hubo en cancha un EQUIPO TRABAJADO que jugó con sus armas y hubo enfrente un GRUPO DE INDIVIDUALIDADES que intentaron hacer y dar lo mejor, pero sin demasiado criterio ni mucho menos resultado.

A trabajar mas y a hablar menos, no? sino, que pase el que sigue.
La seguimos mañana martes , desde las 21 hs en ARGENTINOS PARA TODOS – FM FLORES 90