En el día de ayer, se llevó a cabo por primera vez en el país una protesta de trabajadores de una plataforma de envíos por Internet. Se trata de los repartidores de la aplicación Rappi, quienes se instalaron frente a las oficinas que la empresa posee en el barrio de Villa Crespo en reclamo un salario fijo y de condiciones laborales claras y estables.

Según un informe de La Cartelera de Trabajo, los trabajadores denunciaron que la compañía fija unilateralmente las tarifas y que en el último tiempo aumentó los viajes de $35 a $60, distribuyendo el incremento en en forma discriminatoria, asignándoselo únicamente a los más nuevos como estrategia de seducción e “imponiendo a los más experimentados peores viajes y peores pagos”. ​”Pedaleamos más y ganamos menos”, se quejaron.

​“Cuando fui a la capacitación, te ponían un mapita que decía que el viaje no era de más de 1,5 kilómetros. Ahora los pedidos salen de 3 kilómetros. Y a veces te aparecen viajes que dicen 0,0 km y abrís y ves que es de 4 km, y lo tenés que tomar o quedarte bloqueado”, manifestó un repartidor.

Advirtieron además que la empresa no cumple con una de sus principales políticas: “La posibilidad de trabajar cuando quieras”. “Cuando rechazás un pedido, porque estás comiendo o descansando, te bloquean y te dejan hasta una hora sin recibir pedidos. Estás ahí esperando, chupando frío. Y mientras estás bloqueado te empiezan a llegar un montón de pedidos que no podés tomar. Estoy seguro que son pedidos fantasmas, no son reales. Lo hacen para que te sientas mal y no lo vuelvas a hacer”, expresó uno de los manifestantes.