En las pasadas elecciones el Frente de Todos hizo una excelente elección en todo el país. También en la Ciudad de Buenos Aires donde después de mucho tiempo se logró un resultado esperanzador. El 32% de los votantes eligió a Matías Lammens como candidato a jefe de gobierno. Un número muy alto para la Ciudad.

Llamativamente, un 8% (155.883 votos) de electores no eligió a ningún candidato para Jefe de Gobierno y votó en blanco. Un número también muy alto. Este porcentaje en las PASO de 2015 sólo fue de 1%.

Se puede afirmar que Lammens tiene menor nivel de conocimiento que el actual Jefe de Gobierno. Y,  por lo tanto, puede capturar mejor ese voto si se hace más conocido ya que tiene una alta correlación entre conocimiento e imagen positiva.

Por otro lado, si bien el norte de la Ciudad  reafirmó su apoyo al macrismo, el Frente de Todos se impuso en las comunas 4 y 8 (las más empobrecidas y que más están sufriendo el ajuste), y en la comuna 9 ganó Alberto (38,8% contra 36,8%) y Lammens quedó a tan solo medio punto (559 votos) de Larreta. Además, como si esto fuera poco, en comunas como la 3, 5, 7, 10 y 15, la diferencia a favor de Larreta fue ínfima, con una variación máxima de 5 puntos.

Matías Lammens hizo una excelente elección a pesar del poco tiempo de campaña, caminó barrios, habló con comerciantes, con jubiladxs, con clubes de barrio, con pymes. Esto nos provoca pensar que, con más tiempo, esta brecha se puede achicar, y convocar a que lxs indecisos (que tampóco eligieron a Larreta) se sumen a esta propuesta de Ciudad amplia y justa para TODOS.

En octubre, con un gobierno nacional en crisis como se está observando, están dadas las condiciones para forzar el balotaje en la Ciudad de Buenos Aires, que será en noviembre, ya con Alberto electo presidente y a Axel de gobernador en la provincia. Óptimas condiciones para que Lammens pueda pelear la jefatura de Gobierno porteña.

Se desató la esperanza en la Ciudad y en toda la Argentina.

Por José Cruz Campagnolli para Tiempo Argentino