El Gobierno de la Ciudad dejó sin efecto la ampliación del horario del servicio que había anunciado Horacio Rodriguez Larreta, luego de una encuesta realizada entre el 3 y el 10 de mayo y de la que participaron decenas de miles de vecinos.

Estaba previsto que la disposición entrara en vigencia a partir del día de mañana, beneficiando a un total de 140.000 usuarios. De este modo, el subte comenzaría a funcionar de lunes a viernes a las 5.30 en lugar de a las 5 y el servicio finalizaría a las 23.30 en lugar de a las 23. A su vez, los sábados se le iba a agregar una hora, extendiéndolo de 6 a 24, mientras que los días domingos el horario se mantendría como hasta ahora: entre las 8 y las 22.30.

“En la calle y en muchas reuniones de vecinos me plantean la necesidad de que el subte funcione durante la noche, pero en esas horas son en las que se trabaja para mejorar la infraestructura del servicio. Tomando estos comentarios, lo que sí podríamos evaluar es correr el horario”, había planteado el propio Rodríguez Larreta.

No obstante, la empresa Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) pidió suspender la medida durante una reunión en la Secretaría de Transporte porteña de la que también participaron la firma Metrovías y los metrodelegados.

Una vez más, Cambiemos da marcha atrás con uno de sus anuncios. En esta oportunidad, con el agravante de haber utilizado recursos públicos para relevar y procesar los datos de una encuesta cuyos resultados no fueron tenidos en cuenta.