En el barrio de La Paternal, los Compañeros de la Unidad Básica COMPAÑERO NÉSTOR KIRCHNER realizaron una intervención en el barrio con el fin de visualizar la situación de Milagro Sala y los presos políticos de la provincia de jujuy.

La intención de la intervención en el barrio tiene la intención de que los vecinos no olviden la situación ilegal en la que se encuentra detenida la militente social.

Desde LatePaternal aplaudimos la iniciativa y hacemos eco del pedido de justicia igualitaria y la defensa de los derechos constitucionales para con Milagro Sala y todos los ciudadanos del país que se encuentren en la misma situación.

LatePaternal

——————————————————-

¿Por qué está presa Milagro Sala?
EL 16 de enero del año 2016 la justicia jujeña ordenó la detención de Milagro Sala. Desde aquel día hasta entonces, la dirigente barrial y sindical y actual miembro del Parlasur, se encuentra cautiva.

Pero ¿Por qué está presa Milagro Sala? ¿De qué delito se la acusa?
Para comprender las razones de su cautiverio, será preciso retomar algunos datos fundamentales sobre el accionar social y político de Milagro Sala y de la organización Tupac Amaru en la provincia de Jujuy.

Como todos saben, Milagro Sala es la principal dirigente y representante de la agrupación barrial Tupac Amaru. Entre tantas otras cosas, esta agrupación había logrado poner en marcha decenas de cooperativas de trabajo para la construcción de viviendas, en las que trabajaban cientos de personas.

Actualmente, estas viviendas son habitadas por familias que fueron privadas durante décadas de un hogar digno. ¿Cómo se forjaron esas cooperativas?

I. Las cooperativas de trabajo o el origen de una transformación social.
El origen de las cooperativas de trabajo se remonta al año 2003 cuando el entonces presidente de la nación, Néstor Kirchner, decidió ofrecerles a las organizaciones sociales de Jujuy el financiamiento de construcción de viviendas para los sectores más humildes de la población, al tiempo que se declaraba la emergencia habitacional en la provincia norteña.

Fue así cuando las organizaciones sociales jujeñas, entre las que se encontraba la Tupac Amaru (organizaciones que habían ayudado a los sectores sociales víctimas de la crisis social y económica de los años ‘90 a base de copas de leche, bolsones de mercadería y escasos y precarios planes de trabajo), tuvieron la oportunidad de poner en marcha la construcción efectivas de las viviendas y, desde el año 2003 hasta el año 2015, se sostuvieron y multiplicaron con fondos estatales, fondos que eran controlados tanto por el poder político de la provincia de Jujuy como por las organizaciones barriales. Es decir, la existencia de las cooperativas fue posible gracias a un proyecto político sostenido por Néstor Kirchner y Cristina Fernádez, proyecto que reactivó la economía del país y, en esa reactivación, los sectores humildes fueron la prioridad fundamental.

La creación de las cooperativas de trabajo significó, de manera casi inmediata, la mejora en la calidad de vida de miles de personas en situación de extrema pobreza. Esto fue posible porque las cooperativas no sólo lograron crear nuevos puestos de trabajo sino que su efectividad y productividad pudo asegurar la construcción de talleres textiles y metalúrgicos, clubes, escuelas, bibliotecas y centros de salud que se crearon por y para los sectores sociales más desprotegidos de la provincia norteña.

¿Cómo lo hicieron?
¿Cómo fue posible crear cooperativas de trabajo para construcción de viviendas y, además, asegurar salud, educación y recreación para una población que había sido diezmada por las consecuencias de la aplicación de políticas neoliberales durante la década del ‘90?

Pues bien, con el dinero sobrante de la construcción de viviendas la organización Tupac Amaru creó fabrica de bloques de cemento, talleres metalúrgicos, talleres textiles, clubes, escuelas así como el primer centro de atención comunitaria de nuestra América Latina. Tal fue el porte
de estas obras que la organización social liderada por Milagro Sala, logró transformar las condiciones materiales y culturales de existencia de miles de personas, generando no sólo puestos dignos de trabajo sino también educación, salud, cultura y recreación para los hijos de los trabajadores.

II. Milagro Sala y su lucha por los compañeros desaparecidos: la transformación política.
Hacia finales de la década iniciada con el nuevo milenio, la organización barrial Tupac Amaru logra convertirse en un espacio social y político de resistencia, de trabajo y, sobre todo, de transformación y de renovación. Con los años, la organización engrosó sus filas y se extendió más allá del suelo jueño: la Tupac Amaru comenzó a sembrar nuevas cooperativas de trabajo en 17 provincias del país.

Así fue cómo, al promediar el año 2010, la organización Tupac Amaru -de carácter principalmente social-, se encontraba lista para comenzar a introducirse en los espacios políticos, participando de las elecciones en las diferentes órganos de gobierno jujeños y, a nivel nacional, aportando candidatos en las listas del Frente Para la Victoria.

Durante el año 2012, Milagro Sala junto a las diferentes organizaciones de Derechos Humanos jujeños y las cooperativas barriales, iniciaron una campaña para solicitar el encarcelamiento Carlos Pedro Blaquier, uno de los empresarios más ricos de la argentina, dueño del Ingenio Ledesma (que sostiene a miles de trabajadores en condiciones de casi esclavitud), y uno de los principales responsables de la desaparición de 400 trabajadores del ingenio, orquestada en Jujuy en julio de 1976, en el marco de la última dictadura militar, suceso conocido como “la noche del apagón”. Gracias a la presión de Milagro, de la Tupac Amaru y de las organizaciones de DDHH, Blaquier fue procesado por la justicia federal de Jujuy como cómplice primario en 26 casos de privación ilegítima de la libertad, por haber facilitado las camionetas para efectuar el traslado de los secuestrados a campos de concentración y por los secuestros seguidos de asesinato y desaparición durante la Noche del Apagón.

Sin embargo, en el año 2015, Blaquier fue absuelto por falta de mérito. El intento por parte de Milagro Sala y de la Tupac Amaru de condenar a Blaquier por sus crímenes de lesa humanidad no dio resultado. Pero logró privar a muchos partícipes y cómplices de la dictadura de la participación en órganos del poder político.

Simultáneamente, la organización barrial logró expropiar una importante superficie de tierras a los ingenios azucareros de Jujuy, en las que se construyeron viviendas sociales.

La implicación de grandes empresarios jujeños en las causas de crímenes de lesa humanidad, la expropiación de tierras a poderosísimos ingenios azucareros y la marginación de estos empresarios del poder político enfureció a los sectores más poderosos de la provincia norteña, quines no esperaron demasiado para retornar de la mano de Mauricio Macri. A partir de noviembre del año 2015, la familia Blaquier volvió a ocupar importantes espacios institucionales de poder: Luis María Blaquier, sobrino de Carlos Blaquier, fue designado por Mauricio Macri en el ANSES.

III. Milagro en Jujuy, una transformación social y política en marcha.
Gracias al apoyo financiero y político que Néstor Kirchner y Cristina Fernández ofrecieron a las cooperativas de trabajo dirigidas por Milagro Sala y la Tupac Amaru, la vida de miles depersonas mejoraran significativamente. Ciertamente, hemos visto cómo, en menos de una década, lograron transformar el paisaje social y político de una provincia en la que -durante decenas de años- se excluyeron a las mayorías populares del bienestar económico, privándolas del acceso a las instituciones republicanas.

Por ello, y frente a tantas acusaciones que pesan sobre la figura de Milagro Sala y sobre la organización que dirige, nunca debemos olvidar que fue ella y su organización quien encabezó una cruzada en contra de quienes empobrecieron a un pueblo durante largos años y en contra de aquellos empresarios y militares que cometieron los peores crímenes que conozca nuestra historia argentina en contra del pueblo trabajador.

IV. Macri y Morales en Jujuy: la transformación tras las rejas.
Sin embargo, el resultado de las últimas elecciones nacionales y provinciales vinieron a trastocar drásticamente la transformación social y política iniciada en Jujuy a partir del año 2003. El triunfo de la alianza Cambiemos a nivel nacional y la llegada de Gerardo Morales a la gobernación de la provincia de Jujuy, se tradujo en un enorme recorte de los fondos destinados a estas cooperativas de trabajo. Naturalmente, el recorte de los fondos puso en riesgo la continuidad de la fuente laboral de miles de jujeños.

Frente a esta dramática situación social, las organizaciones sociales y, sobre todo, la Tupac Amaru liderada por Milagro Sala, decidieron comenzar una protesta para solicitarle al flamante gobernador que asegurara la continuidad de las cooperativas y de los fondos utilizados en éstas. Para ello, en el mes de diciembre del año 2015, comenzaron un acampe en la Plaza Belgrano (ciudad de San Salvador de Jujuy).

Un mes más tarde, al mediar el mes de enero del año 2016, la justicia jujeña ordenó la detención de la dirigente Milagro Sala, acusándola de haber “instigado a cometer delitos y tumultos en concurso real” durante los días del acampe. La denuncia fue hecha por el mismo gobernador de la provincia de Jujuy (Gerardo Morales) y, para decidir su detención, no se tardó más que un puñado de días. Es importante aclarar que no hubo ni hay hasta nuestros días ninguna investigación judicial -ni de ningún tipo- que pruebe que Milagro Sala haya cometido el delito que se le acusa.

El acampe en la Plaza Belgrano se desarrolló con total normalidad. Fue, como cualquier otra manifestación social de reclamo, una manera de visibilizar el peligro que corrían miles de trabajadores ante la decisión de Morales de destruir y desfinanciar las cooperativas de trabajo.

Por su parte, el encarcelamiento de Milagro resulta plenamente improcedente e ilegal, ya que la dirigente social es, actualmente, diputada del Parlamento del Mercosur, situación que la prevé de una serie de fueros políticos que le otorgan inmunidad, fueros que el poder judicial y político jujeño decidió no respetar.

Pero para mantener presa a una dirigente social no bastaba con acusarla de “instigación a cometer delitos y tumultos en concurso real”, ya que éste es un delito excarcelable, lo que significa que no es suficiente para conservar cautivo a nadie. De hecho, uno de los fiscales que entendía en la causa consideró que no había ningún delito y ordenó su liberación. La justicia jujeña decidió no hacer lugar a ésta orden, aplicándole al fiscal un juicio político que lo privó de su cargo.

Al comenzar el año 2016, otras fueron las denuncias que cayeron sobre Milagro Sala por las que se intentó justificar su encarcelamiento:
a) Asociación ilícita agravada, tras cometer fraude y perjuicio contra la administración pública. A esta denuncia, que es tal vez una de las más importantes, la hicieron cinco cooperativistas que, hasta entonces, habían trabajado junto a Milagro Sala y junto a la Tupac Amaru. En ella se alegaba que los fondos públicos destinados a las distintas cooperativas eran utilizados por Milagro y su familia para el propio enriquecimiento. Para probar esta acusación se contó con una serie de testigos que, como se comprobó posteriormente, fueron presionados de manera criminal para declarar en contra de Milagro Sala.

b) Participación en un escrache público sufrido en el año 2009 por el [entonces] senador Gerardo Morales y el presidente de la Auditoría General de la Nación, Leonardo Despouy, durante un acto en la provincia de Jujuy.

c) Amenazas a funcionarios públicos (policías provinciales).
En total, cuatro son las “denuncias” que garantizaron el encarcelamiento de Milagro Sala: instigación a cometer delitos y tumultos, asociación ilícita agravada, participación en escrache público y realización de amenazas a funcionarios públicos.

La primera de ellas no pudo demostrarse de ningún modo y constituye un delito excarcelable.

La segunda causa carece de solidez probatoria y, tanto los denunciantes como los testigos fueron extorsionados para que funcionaran como tales.
La tercera causa se trata de la paticipación de miembros de la Tupac Amaru en un escrache a Gerardo Morales, otro delito excarcelable que sigue sin poder corroborarse. De esta causa, Milagro fue sobreseída rápidamente.
Finalmente, la cuarta causa se trata de supuestas amenazas a funcionarios públicos, denuncia que no contó ni con pruebas ni con testigos (más que los propios denunciantes) y que es, como muchos de los delitos de los que se la acusa, insuficiente para poner preso a nadie.

Como puede observarse, no hubo ni testigos ni pruebas suficientes para corroborar cada una de las denuncias -convertidas con enorme rapidez en causas judiciales- que cayeron sobre Milagro Sala. Por otro lado, ninguna de ellas justifica el encarcelamiento y no hay instrumento legal que resista a esta enorme irregularidad jurídica e institucional que hoy se está viviendo en la provincia de Jujuy.

V. Milagro Sala: PRESA POLÍTICA
Pero entonces … ¿Por qué está presa Milagro Sala? ¿Cuál es el verdadero motivo? Desde su encarcelamiento, las cooperativas de trabajo comenzaron a ser desfinanciadas y destruidas, lo que significó que miles de trabajadores y de familias se quedaran sin sustento material alguno. Esta es la verdadera causa del cautiverio de Milagro: destruir las cooperativas de trabajo, desmovilizar a las organizaciones sociales y detener las conquistas sociales y políticas de un pueblo históricamente sometido. En este sentido, el mismo Gerardo Morales intervino, por medio de un decreto, a la organización Tupac Amarú, quitándoles su personería jurídica y haciendo desaparecer, en términos legales, a la mayoría de las cooperativas de trabajo.

Es justamente por ésto que afirmamos que Milagro Sala es una presa política ya que su encarcelamiento no tiene fines judiciales, no se trata de encarcelar a una delincuente, sino de detener un proceso de transformación social y político que Milagro junto a los integrantes de la Tupac Amaru habían comenzado en Jujuy. En cambio, la razón de su cautiverio tiene claros fines políticos, económicos y sociales.

Ahora bien, ¿Quiénes son los responsables directos de su detención? El mismo gobernador de la provincia Gerardo Morales que cuenta con el total apoyo del actual presidente de la nación Mauricio Macri. Pero para que la detención fuera posible hizo falta la complicidad y la participación directa de la justicia jujeña. Para que ésta cediera a las presiones políticas de Morales fue preciso realizar una reforma judicial, a partir de la cual se nombraran jueces adictos al poder político de turno. En efecto, y según Raúl E. Zafaroni, a “la detención la decide una Justicia cuya cabeza –el Superior Tribunal de la Provincia– se amplió en una sesión nocturna de la Legislatura. Dos de los diputados del oficialismo que votaron la ampliación fueron de inmediato nombrados jueces del Superior Tribunal ‘autoampliado’” (Pág12. 02/02/2016).
Por todo esto que hemos señalado, es importante insistir y dejarle claro a todo el pueblo argentino que Milagro no es una presa común, porque no ha cometido ningún delito penal ni civil, Milagro Sala es -como se dijo- una presa política, la primera del nuevo ciclo que dio inició con el triunfo de Morales en Jujuy y el de la alianza Cambiemos a nivel nacional.

VI. ¿Cómo seguir?
Dada esta preocupante situación, diversas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos, gremios y sindicatos de todo el país así como importantes figuras del campo cultural, científico e intelectual y jurídico, participan hoy en el Comité Nacional por la Libertad de Milagro Sala, que tiene sedes regionales en diferentes provincias del país y a partir del cual se fomentan diferentes actividades para denunciar la situación que está sufriendo el pueblo jujeño y para bregar, todos juntos, por la liberación de Milagro Sala.

Nosotros, miembros del Comité – Regional Córdoba seguiremos exigiendo a cada paso la inmediata liberación de Milagro Sala: defensora del pueblo trabajador e implacable luchadora por los derechos humanos.

¡LIBEREN A MILAGRO!
Comité por la Libertad de Milagro Sala – Regional Córdoba.