Según la Auditoría de la Ciudad,la empresa que era de la familia Macri se quedó gracias a una maniobra con la parte más cara de la obra emprendida por la ciudad de Buenos Aires. La auditora evalúa presentar una denuncia penal.

Un informe de la Auditoría General de la Ciudad revela irregularidades en la adjudicación de las obras del Paseo del Bajo –la obra emblemática del Gobierno porteño– que permitieron que la parte más cara de la construcción quedara en manos de IECSA, la empresa que históricamente fue propiedad de la familia Macri.

La presidenta de la Auditoría porteña, Cecilia Segura, presentó una denuncia penal contra el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a partir de una maniobra que implicó adjudicarle el tramo de la obra que le hubiera tocado a IECSA a otra empresa española que, para colmo, debió ser luego ser expulsada por denuncias de corrupción en México que la llevaron a la quiebra.

IECSA se quedó con el tramo más caro, por 3.183 millones de pesos.

Fuente Página 12