El bloque del Frente para la Victoria confeccionó su propio proyecto sobre estacionamiento medido, con conceptos que están en las antípodas al de la Alianza Cambiemos. El principal, que el servicio sea estatal y no privado, como lo es hoy.

“Planteamos terminar el contrato con las empresas y constituirlo como un servicio público garantizado por el gobierno”, explicó la diputada del FPV Paula Penacca. “Creemos que la única opción es la nuestra y que la ley está mal concebida desde la base, por lo que no acompañaríamos el proyecto del Ejecutivo”, advirtió.

Además de la estatización del servicio, el FPV plantea ofrecer otros medios de pago, aplicar los parquímetros a las principales calles céntricas y establecer un esquema de reparto de la ganancia destinándola al fondo de extensión del subte, al mejoramiento de la vía pública y a la construcción de estacionamientos donde la gente pueda dejar su vehículo y continuar el viaje en transporte público.

El servicio es controlado hoy por las empresas Dakota-STO y BRD-SEC, cuyos contratos vencieron en 2001. Cada una concreta entre 10.000 y 12.000 acarreos mensuales y, a cambio, paga un canon mensual de unos $ 55.000. El costo de cada acarreo es de $ 750.

LatePaternal