El diario Clarín publicó en el dia de ayer textualmente: “Hay asentamientos, como La Carbonilla, La Esperanza o Los Arcos, en donde no se registran casos; y otros, en donde hay muy pocos, como la Rodrigo Bueno (con 3) o Villa Fraga (con 1 caso).” Otra vez vez quedaron al descubierto

(Por Walter Onorato) En este párrafo evidentemente cometieron una de las faltas más graves que se puede realizar desde el periodismo, que es el ocultamiento de la información a sus lectores. En este caso las evidencias están a la vista, ya que el pasado sábado 23 de mayo la TV Pública emitió un breve informe sobre la aparición de cuatro (4) casos positivos de Coronavirus en el Barrio de La Carbonilla, un barrio vulnerable de La Paternal ubicado al costado de las vías de la linea San Martin.

En el informe se expuso que los habitantes de La Carbonilla no tienen los elementos mínimos para la protección personal, ni para la limpieza de las casas y mucho menos para la alimentación que sería el primer escudo para evitar el virus. Con lo cual crece el temor que con la llegada de los primeros fríos los casos se multipliquen rápidamente.

La información fue brindada desde un primer momento por el doctor Federico Petinichio, Director del CeSaC 22 quien se encargó de informar a la comisión directiva, al cuerpo de delegados de los tres sectores del barrio y a los grupos de promotoras de salud sobre la situación, luego de tener los resultados de los primeros testeos. De esta manera se pudo confirmar que los afectados pertenecían a un grupo familiar, de los cuales un hombre se halla internado con un cuadro entre leve y moderado, mientras que su mujer y dos de sus hijos infectados están en un hotel cumpliendo con la cuarentena. Los restantes integrantes de la familia dieron negativo y se encuentran con familiares que viven en el mismo barrio.

A pesar de esta información, Clarín publicó una nota titulada “Coronavirus: en Ciudad Oculta confirmaron 20 casos y este martes el operativo puerta a puerta continúa en la Villa 20”, donde aseguran que “hay asentamientos, como La Carbonilla, La Esperanza o Los Arcos, en donde no se registran casos” cometiendo dos falacias en una sola frase. La primera, como demostramos en el párrafo anterior, en La Carbonilla si hubo casos positivos de Coronavirus y la segunda es que hace varios años el barrio dejó de ser un asentamiento gracias al esfuerzo de los vecinos y de las organizaciones barriales.

Por su parte el referente comunal Gabriel Salomón, que se encuentra abocado al trabajo solidario dentro del barrio de La Carbonilla también confirmó la existencia de los casos de Coronavirus dentro del barrio y sostuvo que “si bien la gente está un poco atemorizada se siente contenida gracias al papel que cumplen las Promotoras de Salud del Barrio de los diferentes comedores y organizaciones que están trabajando fuertemente todos los temas de prevención no sólo por el Covid19 sino por tema Dengue y Vacunación de la gripe.”

Son varias las evidencias que contradicen a Clarín, además del informe de la TV Pública y el director del CeSAC 22 o de referentes barriales, también fueron los comuneros y comuneras del Frente de Todos de la Comuna 15, quienes expresaron por medio de un comunicado que “ahora que se han detectados los primeros casos en La Carbonilla de La Paternal es momento de no esperar a que avanza el pico de contagio e intervenir de forma contundente.” Agregando que “por tal motivo, exigimos que el gobierno de la ciudad Autónoma Buenos Aires ejecute controles epidemiológicos en La Carbonilla de La Paternal y en el Playón de Chacarita. Como así también garantiza la provisión de elementos de higiene personal y elementos de medición de temperatura.”

Además, la comunera Nancy Bolaño, una de las firmantes del comunicado expresó desde su cuenta de Facebook que “hemos solicitado al Presidente de la Junta Comunal una reunión extraordinaria para que se lleven a cabo medidas preventivas en la Carbonilla de Paternal y en el Playón de Chacarita.”

La tergiversación de las noticias por parte de las empresas de información es algo ampliamente estudiado en los últimos años. Hemos aprendido que el valor de la información es un indudablemente un bien común con el cual se deben beneficiar todos los ciudadanos pero estamos presenciando con el paso de la cuarentena, una peligrosa manipulación mediática que priorizar la economía en lugar de la salud. Algo que sin lugar a dudas puede causar serios daños en la sociedad. Como expresó el Cardenal Mario Poli en el Tedeum del pasado 25 de Mayo, “no debe haber espacio para especular con las necesidades del pueblo” porque de esta manera se “llevaría a la muerte a muchísima gente” siendo “algo así como un genocidio virósico.”