El gobierno de la Ciudad aumentó el valor de las multas en un 37%, el costo de la Unidad Fija (UF) se encuentra vinculada directamente con los precios del combustible. De esta manera pasó de $13 a $17,85 provocando el aumento en las infracciones.

Ahora los automovilistas que no cuenten con el registro de conducir deberán pagar una multa de $892,50 cuando era de $650. Otro ejemplo, quien maneje sin cinturón de seguridad, circulen en la moto sin casco o estacionen en un lugar prohibido deberán abonar una multa de $1.785.

El diario Ambito Financiero comentó que “las cifras a pagar más alarmantes deberán afrontarlas quienes excedan los límites de velocidad máxima: las multas, de acuerdo a la gravedad de la infracción van entre $7.140 y $71.400.” Agregando que es “una cifra que lleva a una insólita paradoja: acumulando dos sanciones de las más onerosas, el monto se acercaría al valor que tienen algunos vehículos económicos con un par de décadas transitando las calles. En ese caso, abonar las infracciones casi equivaldría a entregar el humilde rodado como prenda de pago.”