Se llevó a cabo ayer por la tarde y la organizaron los vecinos y vecinas del barrio junto a organizaciones sociales y políticas, en reclamo de respuestas por parte del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) frente a la situación de emergencia de seis familias.

El pasado 30 de abril se produjo un incendio como consecuencia de la precaria conexión eléctrica con la que cuenta el barrio. El hecho afectó considerablemente el hogar de seis grupos familiares y la sede de la Asociación Civil Tejiendo el Barrio, donde funcionan una cooperativa de alimentos, talleres de artes, apoyo escolar y un merendero, además de ser el espacio en donde tiene lugar el programa PAEByT de Alfabetización y el servicio gratuito de atención odontológica.

Debido a la ausencia del Estado, y ante la necesidad imperiosa de dar respuesta a la crisis suscitada, la Asociación Civil Tejiendo el Barrio en coordinación con la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) tomaron rápidas medidas de acción tales como la reubicación de las familias, la recuperación de los bienes perdidos y la recolección de mercadería. En paralelo, las seis familias hicieron lo propio y designaron a Rodrigo Karasik, presidente de Tejiendo el Barrio, como abogado para representarlos ante el IVC, que hasta ese momento sólo había ofrecido como solución la permanencia transitoria de las familias en paradores.

Iniciado el reclamo por la vía legal, el 2 de mayo los vecinos y la Asociación procedieron a firmar un acta acuerdo en sede IVC mediante el cual el organismo se comprometía a reponer todas las viviendas afectadas a su estado previo original. A una semana de la celebración de ese acto, se comenzaron con las obras programadas pero, sin ningún tipo de justificación, las mismas se detuvieron el 10 de junio.

Aún hoy hay familias que no pudieron volver a sus casas y no recibieron ningún tipo de aporte o solución habitacional provisoria por parte del IVC, en violación de la propia ley de urbanización del barrio. Asimismo, corren riesgo todos los programas de la Asociación que suplen la ausencia del Estado, incluso los del Gobierno de la Ciudad.

El Ministerio Público de la Defensa, el ministerio público tutelar y la Defensoría del Pueblo intimaron al IVC a retomar las obras, pero a la fecha no hubo respuesta por parte del organismo, que tampoco atiende los frecuentes llamados y mensajes de los vecinos y abogados.