La familia se mudó hace ocho meses frente a la Agencia Federal de Inteligencia en Villa Ortúzar pensando que no podía haber “un lugar más seguro”. Este miércoles, sin embargo, y a plena luz del día, entraron ocho delincuentes, los tomaron de rehén y los desvalijaron. “Nos entregaron”, aseguró el dueño de casa.

La víctima del asalto contó que cuando llegó, los ladrones ya estaban adentro de su domicilio y habían tomado de rehén a los obreros que se encontraban haciendo una refacción, a su hija y a la mujer que la cuida, porque es discapacitada.

“A mi amigo le abrieron la cabeza de un culatazo”, relató Cristian, sobre la suerte que corrió el hombre con el que llegó a su casa. En cambio, resaltó lo bien que trataron a su hija y hasta mencionó que llegaron a cocinarle. “Los ladrones le calentaron la comida porque la vieron mal“, dijo.

Durante las casi cuatro horas que los tuvieron inmovilizados, el hombre presenció cómo arrasaban con todo a su paso en busca de dinero. “Encima que se llevaron toda la plata me rompieron toda la casa”, sostuvo. Pero lo más llamativo fue que no se trató de un robo al voleo sino que habían ido con un dato concreto. “Vinieron con un plano de la casa, alguien nos entregó”, señaló.

“Hablaban todo el tiempo entre ellos por handy”, dijo sobre los ocho delincuentes que lo asaltaron y remarcó la organización que demostraron para llevar a cabo el golpe. Sobre quién podría haberlos marcado, tiene algunas sospechas pero se lamentó porque justamente en el momento del hecho, las cámaras de seguridad estaban desconectadas por la obra en construcción. Tampoco estaban los policías que normalmente custodian la cuadra.

Fuente TodoNoticias