Mañana, martes 2 de octubre, comenzarán los trabajos de demolición del puente de la avenida Juan B. Justo que pasa por encima de la avenida Córdoba, en una zona neurálgica de la ciudad.

A raíz de esta obra, el tránsito por la arteria que une Palermo con Liniers estará cerrado al menos por seis meses entre las calles Castillo y Cabrera.

La circulación ya se encuentra parcialmente reducida por la prohibición de un carril del puente desde hace quince días.

Eso viene a sumarse al resto de cortes que existen en la Ciudad de Buenos Aires a causa de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Lo que presagia días de furia para todos los que circulen en vehículos.