En enero del 2017, el gobierno de Horacio Rodriguez Larreta resolvió encomendar la pre adjudicación de la obra denominada “Asentamiento La Carbonilla , Red Pluvial , Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, a la empresa Construcciones, Infraestructura y Servicios S.A. por un monto total de Pesos catorce millones novecientos cuarenta mil cuatrocientos setenta y nueve con 40/00 ($14.940.479,40) (Fuente)

Según el periódico digital de la construcción, ConstruaAr, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires también le había adjudicado en el año 2015 a la misma firma la red de tendido eléctrico para el mismo barrio de La Carbonilla en $ 5.400.000. Según esta fuente la adjudicación se realizó mediante la licitación Nro: 149/15 del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con un Presupuesto oficial: $ 5.749.302,16 y la repartición destinataria fue la Unidad de Gestión de Intervención Social. (Fuente)

La empresa Construcciones, Infraestructura y Servicios S.A se encuentra registrada en la AFIP con el CUIT Nro 30-71039388-1 y además está registrada en una unión transitoria (UTE) denominada “Kopar S.A. y Construcciones, Infraestructura y Servicios S.A.” con la cual han ganado muchas licitaciones en la Ciudad de Buenos Aires. Específicamente en el barrio de la Carbonilla, está empresa, logró embolsar la suma de $ 20.689.781,56 

Por otro lado hay que recordar que Margarita Stolbizer, en marzo de este año declaró su sospecha de que Construcciones, Infraestructura y Servicios S.A., pertenece al empresario Pablo Aparo que junto a otras empresas se repiten constantemente en las contrataciones directas realizadas por el Gobierno de Caba, como Cafeli, Chalten Aislaciones, Operys, San Marino, entre otras.

Para finalizar podemos decir que lo contado aquí es un claro ejemplo de cartelización de la obra pública. Lo que ocurre en la Carbonilla demuestra como las empresas privadas establecen acuerdos entre ellas y el estado para evitar la competencia y distribuirse entre pocos el mercado de las construcciones estatales, dejando al descubierto que la ideología económica liberal que preconizan es sólo una cuestión de marketing que se asimilan más a viejas estratagemas corporativistas.