La titular de la Oficina Anticorrupción (OA) se presentó  en Comodoro Py para, paradójicamente, afrontar una investigación por corrupción

Alonso está imputada por el presunto encubrimiento de “negociaciones incompatibles con la función pública”, causa contra el ex Ministro de Energía Juan José Aranguren, quien habría beneficiado a la empresa Shell con los aumentos de tarifas.

La polémica empleada de Cambiemos, conocida por perseguir a políticos K y blindar a los dirigentes macristas, enfrenta además cuatro investigaciones más: negarse a una auditoria por parte de la Auditoria General de la Nación, colaborar en el encubrimiento de la causa Correo Argentino, incumplir con sus deberes de funcionaria pública y malversar fondos públicos.

En su visita de hoy a los tribunales, Alonso no respondió preguntas y sólo presentó un escrito en el cual afirma que cumplió “estrictamente con todos los deberes, obligaciones y funciones” correspondientes a su cargo, negó categóricamente que Aranguren haya cometido ningún delito, al igual que ella y pidió su sobreseimiento.

“Laurita” Alonso, como dice su usuario de Twitter, red predilecta de la ex diputada para cargar contra cualquier opositor al macrismo, también demostró hoy sus habilidades evasivas, ya que evitó hacer declaraciones de ningún tipo e ignoró las preguntas formuladas por la prensa.

Fuente: Noticias en Red