A través de una contratación directa, se contrató a la ONG estadounidense Junior Achievement para un Servicio de Capacitación para docentes y alumnos en el marco de la Nueva Escuela Secundaria

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Mientras se calcula que 25.000 chicos no podrán asistir a las escuelas públicas porteñas por falta de vacantes y se cae el techo de una escuela del Polo Educativo Mugica que fuera inaugurada por Horacio Rodríguez Larreta en junio, la ciudad destina millones para una ONG estadounidense para que “Capacite en emprendedorismo” a docentes y alumnos porteños.

A través de la DISPOSICIÓN N.° 876/DGAR/19 publicada hoy en el Boletín Oficial, el Director General de Administración de Recursos de la Ciudad de Buenos Aires, Joaquín Peire, aprobó la Contratación Directa “de la Fundación Junior Achievement Argentina (33-64892753-9) para llevar adelante un Servicio de Capacitación para docentes y alumnos en el marco de la Nueva Escuela Secundaria perteneciente al Ministerio de Educación e Innovación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por un importe de pesos dos millones doscientos mil 00/100 ($ 2.200.000,00)”.

Según el pliego de especificaciones técnicas, la idea es “formar estudiantes que puedan desarrollar una actitud creativa, innovadora y proactiva, capaces de aprender a emprender durante toda la vida e integrarse al mundo productivo, social y cultural que les toca vivir. En el marco de esta iniciativa, surge la propuesta de incorporar Emprendedorismo en las escuelas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el propósito de desarrollar las capacidades emocionales e intelectuales de los estudiantes que les posibiliten enfrentar retos inciertos y complejos, siendo nuestro desafío para ello incentivar el desarrollo de competencias emprendedoras e innovadoras”.

Intentando sostener desde la Ciudad un modelo que ya ha fracasado a todas luces en el ámbito nacional, se apunta a que los alumnos de cuarto y quinto año del secundario se conviertan en los monotributistas del futuro, cuando no en mano de obra barata, buscando que los mismos experimenten “Proactividad: las cosas no pasan solas, sino que es uno quien las impulsa” y “Honestidad: todos somos capaces de ganarnos la vida de forma sincera y sin hacer trampas”.

Esta Contratación Directa no es la primera. Exactamente una igual se llevó a cabo en enero de este año por la cual Junior Achivement había facturado $1.182.150.- con lo cual, se incrementó el costo de la misma en un 86%.

Junior Achievement

Junior Achievement (JA) es una fundación internacional que diseña y dicta diferentes programas educativos destinados a alumnos de 5 a 21 años. Esa institución fue creada en los Estados Unidos por Theodore Vail (presidente de AT&T) y Horace Moses (presidente de Strathmore Paper Co). Desembarcaron en la Argentina con el menemismo a fines de 1991. El entonces ministro de Educación, Antonio Salonia, suscribió un convenio mediante el cual se comprometía a declarar “de interés nacional” los programas de JA. El rumbo neoliberal del menemismo coincidía plenamente con las premisas básicas defendidas por esa institución.

Fundador y primer presidente de JA en la Argentina fue Ricardo Zinn, autor intelectual del “Rodrigazo”, jefe de asesores de Martínez de Hoz y activo participante en el diseño de las privatizaciones de YPF, ENTel y Somisa durante el menemismo. En su libro La Segunda Fundación de la República (editado en 1976), Zinn manifestaría que el tercer gobierno peronista era “un verdadero paradigma de la destrucción de la economía” y que su participación en “el peor gobierno de la historia” estuvo destinada a acelerar su caída abriéndole paso al “renacer patriótico” encabezado por la dictadura militar.

El actual presidente del Consejo de Administración en el país es Sean Summers, de Mercado Libre. Formando parte del Consejo también encontramos a otros como Julio Saguier (Presidente del Diario La Nación) y Cristiano Rattazzi, de Fiat.

Sobre la labor de JA en la educación argentina, el prestigioso docente e investigador de la UBA Pablo Imen ha sido terminante: ““Junior Achievement” se propone formar “emprendedores”, pequeños capitalistas incluso desde el jardín de infantes, como si tales construcciones pudiesen ser la mera consecuencia de una voluntad personal dispuesta a competir en el mercado. Este mecanismo de formación de capitalistas en una sociedad que promueve una política de desigualdad y exclusión tiene el “mérito” de introducir la responsabilización individual por un orden excluyente y machacar con la cultura empresarial que interpela a la institución escolar como responsable del éxito económico. La organización y distribución de la riqueza, la conformación de clases y grupos sociales no depende de la política educativa sino de la política económica. Esta estrategia termina exportando la crisis de la economía a la educación, ubicando causas y responsables de la crisis en los marcos del sistema escolar formal”.