Cada vez se complica más la “transparencia” del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta

(Por Guillermo Carlos Delgado Jordan)  La cara de Larreta ante la pregunta de la periodista por los barbijos de 3.000 pesos seguro quedará inmortalizada en miles de “memes”. Rápido se sacó el saco y se lo pasó a su jefe de Gabinete Felipe Miguel con cara de “hacete cargo que para eso te pago”.

“Estamos evaluando las diferentes compras y una vez que tengamos el análisis hecho se dará a conocer, todas las compras son transparentes y cumplen con los procedimientos legales que tienen que cumplir”, dijo como el mejor de los sofistas en el arte de no decir nada.

Como ya se ha informado, través de la RESOLUCIÓN N.° 115/SSASS/20 publicada el pasado 8 de abril en el Boletín Oficial, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires le compró en forma directa a Ignacio Sáenz Valiente, un directivo del Grupo Clarín, 15.000 barbijos por 45 millones de pesos.

Y ayer nomás, Leandro Santoro puso el dedo en la llaga de la transparencia PRO afirmando: “Sáenz Valiente también integra la asociación “Club La República”, que tiene su sede dos pisos más arriba, en Santa Fe 768 piso 7. Éste es también el domicilio particular de Saénz Valiente. Esta asociación se dedica a relaciones con la Embajada de EE.UU. Y también la integra Rodrigo Miguel, hermano del Jefe de Gabinete porteño Felipe Miguel”.

A esto se suma la información suministrada por la periodista Cynthia Garcia indicando que, además, “Sáenz Valiente es socio de Rodrigo Miguel, el hermano del ministro coordinador porteño, en la firma de seguros Green Ocean Trust & Insurance”.

Pero el mundo del “hermano” Rodrigo Miguel tiene otros detalles que merecen observarse:

Para empezar, digno de la “meritocracia macrista”, Rodrigo fue contratado por la Ciudad: en abril de 2016, a unos meses de asumido su hermano en el cargo, fue contratado dentro del ámbito de la Unidad de Información Financiera del Ministerio de Hacienda y, para abril de 2018 figuraba en el Registro Central de Personas Contratadas por la Sindicatura General de la Nación según contrato 0190A2018.

Conforma varias sociedades, como por ejemplo:

– AMASS HOLDING COMPANY S.A., asociado a Tomás García Navarro, uno de los socios del Estudio Garcia Navarro, Basail & Asociados y que comenzó su carrera profesional, casualmente, en Sáenz Valiente & Asociados

– ZERMATT RISK MANAGEMENT S.A., junto al también abogado Martín Basail, otro integrante del “Club de la República” y también director de Green Ocean Trust & Insurance (la empresa del que ”ganó” la compra de barbijos) y socio del mencionado Estudio Garcia Navarro, Basail & Asociados, además de ser designado por la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos de la Ciudad como mandatario en 2016.

– OPTIMUS LOGISTICS S.A., junto al ex tenista Sergio Roitman

Pero tal vez la más llamativa de todas sea YELLOW BUILDINGS ADMINISTRATORS, LLC, su offshore constituída en 2010 en Florida, junto a su esposa Cynthia Remudo.





El 25 de septiembre de 2019 en el Boletín Oficial se publica la constitución de GREEN WARRANTIES S.G.R., la cual conformaran la mencionada ZERMATT RISK MANAGEMENT S.A. y todas las empresas “Green” de Ignacio Sáenz Valiente: GREEN CONSTRUCTIONS S.A., GREEN DIGITAL SERVICES S.A., GREEN FITNESS, HEALTH & SPA S.A.,  GREEN COCKTAILS & DREAMS S.A., GREEN GENETICS S.A., GINTONERIA ROSARIO S.A., GINTONERIA CORDOBA S.A., GREEN MASTIFF S.R.L., GREEN SERVICIOS DE LIMPIEZA S.R.L., y GREEN ARMOR S.A., a las que se suman otras empresas de Basail y sus socios: NAVARROLANDIA SRL y GARCIA NAVARRO & ASOCIADOS SRL.

Como presidente del Consejo de Administración de la SGR figura Juan Manuel Gallo, subsecretario de Coordinación Administrativa del Ministerio de Transporte con Dietrich, los consejeros titulares son los mencionados Sáenz Valiente y Basail, y entre los otros miembros encontramos a sus socios y a otros integrantes como, por ejemplo, Francisco José Oliverio Majdalani, el hijo de Silvia Majdalani, la subdirectora de la AFI con Mauricio Macri.

Viendo todo lo que va apareciendo, se siente el tufo a pesar de los barbijos de 3.000 pesos…