Se envía a las fuerzas de seguridad federales a controlar el DNI de los pasajeros de trenes con el objetivo de “prevenir el delito”.

Se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 845/2019 el cual, con firma de la ministra Patrica Bullrich, crea “el “PROGRAMA OFENSORES EN TRENES”, que funcionará en la órbita de este MINISTERIO DE SEGURIDAD, y que tendrá por finalidad la prevención de delitos en el sistema de transporte público de trenes de pasajeros”.

El programa es solo una excusa para dar pie al artículo segundo de la Resolución que establece: “Instrúyase a las Fuerzas Policiales y de Seguridad a los efectos de que extremen los recaudos y facultades de control que le son propias en zonas de ingreso, egreso, tránsito y/o permanencia de personas que utilizan el transporte público en trenes de pasajeros, teniendo por objeto, a través de la verificación de identidad de las mismas, la constatación de la posible existencia y/o vigencia de medidas restrictivas de carácter judicial”.

Si bien los agentes de la Policía Federal, Gendarmería y Prefectura ya estaban habilitados a demorar y pedir documentos en la vía pública, con esta medida difundida en el Boletín Oficial la cartera que conduce Patricia Bullrich endurece la persecución en estaciones de trenes.

La interceptación de un ciudadano en la vía pública por parte de la Policía con fines de identificación, en este caso exigir la exhibición de su documento de identidad, forma parte de su actividad, toda vez que tiene entre sus funciones la de “prevenir delitos””, señala la norma.