Tras el receso de vacaciones, la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) se colmó nuevamente de jóvenes alumnos, quienes transitan el campus universitario con el objetivo de cursar materias, de modo intensivo, durante el verano.

Esta modalidad que ofrece la Universidad está destinada a los estudiantes que desean cursar materias de sus planes de estudio, con los mismos contenidos de la etapa regular, pero en un menor tiempo.

Este año, más de 11.500 alumnos tomarán clases durante el período febrero-marzo, de los cuales 199 cursan materias correspondientes a la Escuela de Formación Continua y de Posgrado, mientras que 11.338 se inscribieron para asignaturas pertenecientes a los distintos Departamentos académicos.

Las clases de verano se extenderán hasta el 9 de marzo, mientras tanto, el inicio del primer cuatrimestre de 2019, tendrá lugar el 1 de abril.

Con 30 años de trayectoria y más de 50.000 alumnos, la Universidad Nacional de La Matanza es líder en el ránking de egresados en universidades públicas de la Provincia de Buenos Aires y, en su gran mayoría, representan la primera generación de estudiantes universitarios en sus familias.


Fuente: Revista y Agencia Comunas –