En las últimas horas, antes de el cierre de las presentación de las listas, el jefe de gobierno de la Ciudad Horacio Rodriguez Larreta, debió salir a repartir cargos y negociar con los integrantes de sus listas con el objetivo de dejar conformes a todos. Con el evidente objetivo de contener a sus socios y ampliar la base que mantenga la posibilidad de su reelección que según expresó el diario oficialista Clarín “tiene un deseo que prefiere no confesar: quiere quedar en la historia como el único jefe de Gobierno en ganar en primera vuelta.”

Para este objeto Larreta realizó una maniobra política donde confirmó que en la lista de legisladores porteños llevará como primer candidato a Diego García Vila, un legislador que responde al partido Confianza Pública, que conduce la diputada nacional Graciela Ocaña. Esa fuerza también ubicó en en el decimo segundo lugar a Natalia Fidel, que buscará la renovación de su banca.

En la lista para legisladores porteños Carolina Barone, que viene hace años dedicándose a la política de género quedó aparentemente castigada en el puesto decimo octavo cuando antes del cierre se ubicaba en segundo lugar. A sólo horas del cierre se sumó Ana María Bou Pérez, la ministra de Salud porteña que rápidamente fue ubicada en segundo lugar.

El socialista Roy Cortina, fue otro que quedó anotado para renovar su banca y consiguió el puesto número tres.  En una extraña alianza, quizás única en el mundo donde un socialista se presente en una lista neoliberal. Roy Cortina tiene en su haber un largo derrotero por distintas agrupaciones políticas que incluye su postulación de la mano de Roberto Lavagna 24 horas antes de que firme para Larrtea. 

De esta manera se conformó el espacio “Juntos Somos el Cambio” al tener que abandonar “Cambiemos” por piantavotos y desde donde se jugarán 21 lugares en legislatura porteña que para renovarlas deberían superar el 60% de los votos.  

Redacción LateComuna15