La justicia le dio la razón a los trabajadores de la Cooperativa La Litoraleña, que hacen tapas de empanadas, y frenó el remate del inmueble ubicado en Girardot 345 del barrio de la Chacarita, que había sido dispuesto para este martes por el Juzgado Nacional en lo Civil N°51, a cargo de Silvia Tanzi.

La jueza Valeria Pérez Casado, a cargo del Juzgado Comercial N°18, ordenó la suspensión del remate en forma definitiva. En abril ya lo había hecho en forma temporal.

Desde 2015 los trabajadores se constituyeron en cooperativa luego que el dueño original (Deconti SA) abandonara el lugar con deudas salariales pero quien nunca dejó de reclamar la titularidad del edificio.