La tradicional grifería FV, ubicada en Villa Rosa, partido de Pilar, profundizó su crisis y suspendió a unos 700 empleados. La empresa aduce una fuerte caída en las ventas. El personal cobra el 80% del sueldo y recibe bolsones de comida.

Debido a la abrupta caída en la producción, derivada de la fuerte merma en las ventas, FV adoptó la decisión para con casi la mitad de su plantel. Según señalaron fuentes de la UOM a Pilar de Todos, los trabajadores están siendo suspendidos desde noviembre y se les paga el 80% del salario. Durante tres semanas van al trabajo, y la otra se quedan en sus casas.

Pero además, se “compensa” al personal con bolsones de mercadería que, aseguraron, hace que la pérdida del salario sea menor al 20%.

“La situación comenzó en noviembre y se reverá a fines de abril. La idea es mantener las fuentes de trabajo y por eso se adoptó esta medida. La empresa paga el 80%, algo que no todas las compañías hacen, además de un bolsón que debe estar en los 2500 pesos”, señalaron desde la UOM al medio pilarense.

No obstante, indicaron que no se ven repuntes en la producción. De hecho, parte del personal de esas líneas está destinado a otras labores, por lo que no descartan que la medida se prolongue en el tiempo, aunque insistieron en que el objetivo es “preservar las fuentes de trabajo”.

Fuente: Infobaires 24