Una familia tipo necesitó en julio un ingreso de $ 20.216 para evitar caer en la pobreza. Esto implicó un aumento interanual del 30,7% en la Canasta Básica Total (CBT) que prepara el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

A la par, un hogar compuesto por una pareja económicamente activa, propietaria de la vivienda y con dos hijos necesitó contar con $ 9.895,99 para no ubicarse por debajo de la línea de indigencia. El informe elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos arrojó que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) registró un incremento de 31,5% frente a julio de 2017.

Para una pareja de jubilados y propietarios de vivienda, la CBA tuvo un costo de $ 4.996,66, mientras que el valor de la que toma en cuenta otros bienes y servicios fue de $ 10.073,03.

En el caso de un hogar integrado por una pareja económicamente activa sin hijos y propietaria de la vivienda, el ingreso necesario para no ser indigente se ubicó en $ 6.002,48, mientras que para no ser considerado pobre fue de $ 11.691,54.

En el actual escenario de crisis social, el aumento para la canasta que delimita la pobreza fue de 30,7 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado. La cifra se corresponde con la inflación interanual difundida por el Indec: 31% entre julio de 2018 y el mismo mes del año pasado.

Fuente El Destapeweb