En el día de ayer, los Vecinos Inquietos de La Paternal realizaron una jornada de trabajo solidario para la puesta en valor la plazoleta Raymundo Gleyzer.

Las familias del barrio se acercaron a participar aportando donaciones de pintura, pinceles, rodillos y herramientas de jardinería. Se pintaron los canteros y se colocaron plantas y baldosas conmemorativas. La primera de ellas, en homenaje a Raymundo Gleyzer al cumplirse el 41° aniversario de su desaparición forzada por parte del terrorismo de Estado. También se emplazó una con la leyenda “Son 30.000” en alusión a los detenidos-desparecidos y otra con la imagen de las Islas Malvinas. La baldosa restante lleva la inscripción “Ni una menos”, en el marco de la campaña de prevención de la violencia de género que está llevando adelante este colectivo barrial.

A su vez, representantes de Todos por la Mendoza estuvieron recolectando firmas de adhesión al proyecto de ley que trabajaron junto a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires para lograr la ampliación del espacio, declarando “de utilidad pública y sujeto a expropiación” al terreno lindero a la plazoleta y a la Escuela Provincia de Mendoza.

También dialogaron sobre los detalles de esta iniciativa con la ex presidenta de la asociación cooperadora y un grupo de madres de la Escuela Provincia de Mendoza que habían participado de la redacción del proyecto original. De este intercambio surgió la propuesta de que otras escuelas del distrito puedan realizar actividad física en el nuevo patio. Además de la Mendoza, la Provincia de Neuquén, la República de Ecuador y la Juan A. García, entre otras.

En las últimas horas se generó un clima de preocupación debido a que, luego de que se diera a conocer el proyecto, nuevamente aparecieron carteles de venta sobre la fachada del terreno abandonado hace ya más de treinta años.