Por Gabriel  Russo   –

Cauto  para estimar el rumbo futuro de la pandemia, pero explícito para afirmar que  el virus se tropezó por suerte “con un Estado presente aplicando anticipadamente  una tríada de políticas  públicas  claves para  preservar la vida  de los argentinos”, se mostró   por las ondas radiales de Comunas, el médico y militante peronista Jorge Rachid  quien explicó esas tres medidas claves y consideró: “Hoy por hoy vamos hacia medidas más rigurosas, más firmes y estrictas porque hay una cierta desobediencia social, pequeña por suerte”.

¿Cómo sigue esta película?

No tenemos una bola de cristal-insinuó Rachid, pero  sabemos cuál es el trípode de herramientas que estamos empleando y  cuál es el comportamiento social de la media de la sociedad argentina, pero no podemos prever cómo se va a comportar esa misma sociedad dentro de 10 días cuando todavía estemos en cuarentena- calculó Rachid”-.

La Argentina tuvo  la  ventaja temporal de tener una ventana  a lo que estaba pasando  quizás con unos 15 días de anticipación,  y ello permitió que  el gobierno presente,   enérgico y con liderazgo, adoptase medidas  que otros países  todavía estaban evaluando, incluso antes que tengamos índices  importantes de expansión del virus estas medidas  constituyen la primera de las tres herramientas que  te quiero comentar:

Son políticas, de  un estado que se ha hecho cargo de la situación- explicó el médico peronista-,  y  que ha previsto  entrando en la etapa de expansión lo mejor que se puede hacer, que es ir hacia medidas  lo más extremas posibles, que no dificulten totalmente  la vida de las personas, pero que  impidan la circulación el virus y que permitan que la etapa de expansión sea lo  más corta en el tiempo posible y que el pico que estamos esperando de la expansión cuando empiecen los casos autóctonos, sea lo más aplanado posible.

La segunda herramienta –continuó-, es la epidemiológica, que es la que le permite  al Poder Ejecutivo, tomar  medidas  que vayan corrigiendo y ajustando  aquello que tiene que ver con la evolución de la expansión del virus.

Eso se hace en Sala de situación, en tiempo real midiendo cada caso, sabiendo  si son importados o autóctonos pudiendo hacer  seguimiento epidemiológico, aislando los que llegan, cerrando las fronteras, evitando filtraciones y dándole órdenes a la política, de ajustar   o desabrochar un poco los cinturones-explicó en detalle-.

Hoy por hoy vamos hacia medidas más rigurosas, más firmes y estrictas porque hay una cierta desobediencia social, pequeña por suerte,  no mayoritaria  de sectores poco acostumbrados a recibir órdenes, y mucho menos decisiones políticas del Estado en función el bien común-alertó Rachid-.

La tercera herramienta es la de la solidaridad-explicó el médico- que ha sido dejada de lado en la Argentina en los últimos 4 años, herramienta alimentada por la división, el odio, el racismo,  y que llaman “grieta”, pero necesariamente  la comunidad argentina enfrenta un ataque invisible como es una pandemia  que  sucede en el mundo y se refleja en el mundo y quizás  por ver la tragedia que ocurre cuando tenemos mamarrachos que gobiernan otros países y que insisten en sacrificar sus pueblos en pos de  mantener supuestamente sus economías sanas,  estos son los subproductos, títeres  como Bolsonaro, Trump, etc. que insisten en esto y están dispuestos a sacrificar pueblos , como en las  guerras , represiones y procesos políticos que emprenden.

Rachid también se refirió  al concepto  de Crisis : peligro /oportunidad,  “y en el marco de la solidaridad,-indicó-, esta oportunidad está abierta y es del pueblo argentino para recuperarnos entre nosotros en el bien común, pero que además seamos una sociedad más justa, solidaria, independiente, soberana y más integrada a la Patria grande para reconocernos a nosotros mismos y a nuestros compatriotas latinoamericanos como un todo.

Pero eso se hace- precisó-,  si se recupera  la solidaridad. Cada vez estos elementos marginales, como los que  critican a los médicos cubanos que están yendo a todas partes del mundo, no pueden llegar a pensar que solamente hay tres países   hoy en el mundo  que están ayudando a terceros países :Cuba, China y Rusia, que están mandando médicos, insumos, respiradores etc.  a países pobres.

En medio de todo esto,-ejemplificó-,  Angela Merkel aparece hasta como una abanderada de los humildes, imaginate que el mundo que conocimos no  será igual en el futuro porque está mediando una crisis civilizatoria que no viene con el Coronavirus, ya existía,  y el Covid -19 la pone al desnudo.

Frente al  comentario del conductor del programa, sobre los cambios de paradigma que se están  gestando en el mundo, y la posibilidad de nacionalizar  comercio exterior y empresas eléctricas, etc.,  Rachid  reflexionó generalizando:

Cuando  uno habla de una crisis  civilizatoria  significa  que el mundo que nos gustaba incluso ya no existe más, por tanto hay que pensar  cómo nos descolonizamos, y acá viene la pregunta del millón ¿nos descolonizamos siendo una periferia, combatiendo a los gringos como eje culminante de la política, o nos descolonizamos como hizo Perón,  en su momento, desde una posición de un proyecto estratégico global que rescate al hombre y a la naturaleza como eje de construcción. Todo eso  hay que pensarlo desde otro lugar, como  lo plantea  el Papa Francisco- terció  Rachid-,  Me parece que tenemos que pensar  en el mundo que se viene que prácticamente hay que refundarlo desde las bases culturales nuestras que son mucho más que argentinas, son americanas, mestizas, criollas, profundas… y no puede ser conducida por esquemas que conviertan al combate de la periferia en un nuevo centro.

Se nos viene encima un proceso revolucionario profundo, transformador que hará pensar cuales son los instrumentos-advirtió el  pensador y concretó:

Por supuesto  que las empresas ( si son de servicios públicos) son de  derechos humanos, y  están garantizadas constitucionalmente y por tanto no pueden estar al servicio del lucro,  es casi el ABC de lo  que  aprende un chico de jardín de infantes si se cursase política y estado a los 2-3 años.

Hay que pensar  mucho más, en  las energías  alternativas,- recomendó-,  en la Argentina continental y en la Antártida, en el mar territorial, en las tecnologías de punta, en la investigación y desarrollo,  hay que pensar en grande  hacia el futuro apuntalando lo que tiene que ver con los sueños  y las utopías de los pueblos que han sido postergadas en nombre de una financiación de la economía y una macroeconomía que enterró el humanismo a nivel mundial.

¿Qué te pasó por la cabeza cuando Macri llamó a Fernández  y le  recomienda que no frene la economía?

En estos  4 años más allá de lo que uno pueda expresar, – en mis libros nunca nombro a estos personajes porque me parecen mamarrachos, fantoches, títeres y hasta dañino para poder elaborar un pensamiento estratégico.

Creo que Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner que tiene en la cabeza un mapa  mundial  quizás mucho más acabado,  y un Alberto que tiene un mapa nacional del estado con todos los botones perfectamente claros,  nos permiten  accionar un programa desde mi punto de vista optimista para un tránsito hacia un proceso de consolidación de identidad nacional.-  resumió Rachid-

Fuente: Revista y Agencia Comunas