No hay evidencia de que los resultados de las elecciones bolivianas se hayan visto afectados por irregularidades o fraude, según el análisis estadístico. El papel de la Misión de Observación Electoral de la OEA. Por Guillaume Long, David Rosnick, Cavan Kharrazian y Kevin Cashman del Center for Economic and Policy Research de Washington

Guillaume Long es analista principal de políticas del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR). David Rosnick es un economista de CEPR, Cavan Kharrazian es un investigador de CEPR y Kevin Cashman is un investigador principal asociado de CEPR (Center for Economic and Policy Research).

Washington, DC – El análisis estadístico de los resultados electorales y las hojas de recuento (o actas) de las elecciones bolivianas del 20 de octubre no muestra evidencias de irregularidades o fraude que haya afectado el resultado oficial que le dio al presidente Evo Morales una victoria en primera ronda, aseguran investigadores y analistas del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR). Contradiciendo la narrativa postelectoral apoyada, sin evidencia, por la Misión de Observación Electoral de la OEA, el análisis estadístico muestra que era predecible la victoria de Morales en primera ronda, basándose en los resultados del inicial 83.85% de votos perteneciente al conteo rápido que mostró a Morales liderando a Carlos Mesa por menos de 10 puntos.

El nuevo estudio, “¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019? El papel de la Misión de Observación Electoral de la OEA”, presenta un desglose paso a paso de lo que sucedió con los recuentos de votos de Bolivia (tanto el conteo rápido no oficial como el conteo oficial más lento), buscando disipar la confusión sobre el proceso. El informe incluye los resultados de 500 simulaciones que muestran que la victoria de Morales en la primera ronda no solo fue posible, sino probable, según los resultados del 83.85% inicial de votos del conteo rápido.

“Simplemente no hay una base estadística o probatoria para disputar los resultados del conteo de votos que muestran que Evo Morales ganó en primera ronda”, dijo el principal analista de políticas de CEPR y coautor del documento, Guillaume Long. “Al final, el conteo oficial, que es legalmente vinculante y completamente transparente, así como las hojas de conteo disponibles en línea, coincidió estrechamente con los resultados del conteo rápido”.

Mark Weisbrot, codirector de CEPR, señaló que era inusual y muy cuestionable que la OEA emitiera un comunicado de prensa cuestionando los resultados de las elecciones sin proporcionar ninguna evidencia que lo sustentara. Señaló que el informe preliminar de la OEA sobre las elecciones tampoco proporcionó evidencia de que haya sucedido algo sospechoso con el conteo de votos.

“La declaración de prensa de la OEA del 21 de octubre y su informe preliminar sobre las elecciones bolivianas plantean preguntas inquietantes sobre el compromiso de la organización con la observación imparcial, profesional y electoral”, dijo Weisbrot. “La OEA debe investigar cómo fue posible que se hicieron tales declaraciones sin ninguna evidencia, las que pueden haber alimentado el actual conflicto político en Bolivia”.

El análisis verifica que las tendencias históricas de votación que favorecen a Morales en las áreas donde los votos tardan más en transmitirse explican por qué la brecha entre Morales y Mesa se amplió a medida que se contaban los votos, y terminó con un resultado oficial que colocó a Morales por delante de Mesa con 10.57 puntos.

El documento también demuestra que las tendencias de votación tanto para Morales como para Mesa fueron consistentes, lo que contradice las primeras declaraciones postelectorales de la OEA: “Ni el conteo rápido ni el conteo oficial exhiben cambios repentinos en las tendencias de los resultados finales, y la misma tendencia ampliamente conocida , explicable por la geografía, es evidente en ambos aspectos”.

“Animamos a todos los interesados en lo sucedido en las elecciones de Bolivia a que hagan su propio examen de las actas y su propio análisis estadístico”, dijo Long. “Con suerte, la misión electoral de la OEA lo hará. Pero también debemos recordar que una misión electoral de la OEA anuló los resultados electorales en Haití en 2011 sin estadísticas ni ningún otro argumento”.

Noviembre 2019, Guillaume Long, David Rosnick, Cavan Kharrazian y Kevin Cashman.

Este documento presenta los hallazgos de un análisis estadístico sobre los resultados electorales y las hojas de conteo (actas) de las elecciones bolivianas del 20 de octubre. Este análisis no encuentra evidencia de que hubo irregularidades o fraude que afecten el resultado oficial que le dio al presidente Evo Morales una victoria en primera vuelta. El documento presenta un desglose paso a paso de lo que sucedió con los recuentos de votos de Bolivia (tanto el recuento rápido no oficial, como el recuento oficial que es más lento), buscando disipar la confusión sobre el proceso. El informe incluye los resultados de 500 simulaciones que muestran que la victoria de Morales en primera ronda no solo fue posible, sino probable, según los resultados del 83.85% inicial de votos del conteo rápido.

Traducción por Francesca Emanuele.

Guillaume Long es analista principal de políticas del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR). David Rosnick es un economista de CEPR, Cavan Kharrazian es un investigador de CEPR y Kevin Cashman is un investigador principal asociado de CEPR.

Índice

Introducción 3

Bolivia tiene dos sistemas de conteo de votos, pero solo uno es legalmente vinculante 3

Críticas al proceso electoral boliviano por parte de la Misión de la OEA 5

El proceso de conteo rápido y el conteo oficial 7

Resultados: Consistencia con los patrones geográficos de la votación 9

Los resultados finales del conteo rápido no fueron difíciles de justificar 9

Los resultados parciales del conteo rápido antes de la interrupción predicen un resultado que es extremadamente cercano a los resultados finales 10

Los resultados del conteo oficial siguen una tendencia muy similar a los resultados del conteo rápido, y ambos se explican por la geografía 11

Conclusión: La politización del proceso de observación electoral 13

Apéndice de datos (en inglés) 15

Referencias 18

Agradecimientos

Los autores agradecen a Mark Weisbrot, Alex Main, Dan Beeton, Jake Johnston y Andrés Arauz por

Introducción

El 20 de octubre de 2019, Bolivia celebró sus elecciones presidenciales y parlamentarias. Nueve candidatos compitieron en la elección presidencial. Sin embargo, mucho antes de que comenzara la campaña electoral, las encuestas indicaban que las elecciones serían esencialmente una carrera entre el presidente en ejercicio, Evo Morales, del Movimiento al Socialismo (MAS-IPSP) y el expresidente, Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC).

Potencialmente, existen dos rondas electorales en los comicios presidenciales de Bolivia. El candidato que reciba más del 50% de los votos, o al menos el 40% con una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre el segundo lugar en la primera ronda, se declarará ganador. Si ningún candidato cumple con estos requisitos, los dos candidatos con más votos deben enfrentarse en una segunda vuelta.

El 25 de octubre, las autoridades electorales de Bolivia, lideradas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), publicaron los resultados oficiales finales de las elecciones. Morales había obtenido 2,889,359 votos, o 47.08%, frente a los 2,240,920 votos de Mesa, o 36.51% de los votos. La ventaja de 648,439 votos de Morales le dio un margen de diferencia de 10.5 puntos y una victoria en primera vuelta sin la necesidad de una segunda vuelta.

El MAS-IPSP también obtuvo una mayoría en las elecciones legislativas. Aunque el MAS-IPSP perdió escaños en ambas cámaras, el partido mantuvo una mayoría de 68 escaños de 130 en la cámara de diputados, y 21 de los 36 escaños del Senado.

Una Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue enviada al país para observar las elecciones.De acuerdo a la OEA, la misión estaba “compuesta por 92 observadores, que se [deberían desplegar] desplegaron en los 9 departamentos del país para observar el proceso en todas sus etapas y en todo el territorio.” 2

Bolivia tiene dos sistemas de conteo de votos, pero solo uno es legalmente vinculante

El TSE tiene dos sistemas de conteo de votos.El primero es un conteo rápido conocido como Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP, en adelante referido como conteo rápido), un sistema que Bolivia y varios otros países latinoamericanos han implementado siguiendo las recomendaciones de la OEA.Lo lleva a cabo una empresa privada junto con el Servicio de Registro Cívico (SERECÍ), el servicio de registro civil, y está diseñado para entregar un resultado rápido — pero incompleto y no definitivo — en la noche de las elecciones, con el fin de dar a los medios una indicación de la tendencia de voto e informar al público. Es improbable que el TSE procese el 100% de los resultados a través del conteo rápido debido a limitaciones logísticas, y el número de votos procesados puede variar dependiendo de su origen geográfico y del tipo de papeleta electoral que sea.Por ejemplo, en el referéndum constitucional de 2016, el TSE procesó el 81.2% de los resultados antes de celebrar una conferencia de prensa a alrededor de las 6:15 p.m. del día de las elecciones.Los resultados del referéndum autónomo de 2016 se publicaron para cada jurisdicción con entre el 66.7% y el 100% de los resultados procesados a las 7:30 p.m. del día de las elecciones. En las elecciones judiciales de 2017, una Misión de Expertos Electorales de la OEA elogió el desempeño del sistema de conteo rápido boliviano por publicar los resultados al 80% a alrededor de las 9:30 p.m.7

El segundo sistema de conteo de votos es el conteo oficial (o cómputo), que es legalmente vinculante según la ley boliviana. El conteo oficial es más completo y preciso y, naturalmente, lleva más tiempo. Es el único sistema válido de conteo de votos y es utilizado por el TSE para determinar y anunciar los resultados finales de las elecciones.

Una vez que la votación ha concluido, las papeletas individuales de sufragio se cuentan en las mesas de sufragio y se agregan en actas u hojas de recuento. Para el conteo rápido y no vinculante, los resultados de las actas se envían a los operadores de verificación de SERECÍ a través de una aplicación móvil, junto con fotos de las mismas actas. Las actas se envían físicamente a un Tribunal Electoral Departamental (TED), donde se verifica la información y se ingresa en el recuento oficial.

Cada mesa electoral tiene seis jurados electorales. Ellos desempeñan un papel ciudadano obligatorio, similar al deber que tienen quienes son elegidos como jurado en el sistema judicial estadounidense. En Bolivia, 207,322 ciudadanos fueron seleccionados aleatoriamente para ser jurados y todos fueron capacitados un mes antes de las elecciones.Los seis jurados en cada mesa electoral deben firmar la hojas de conteo u actas. Representantes de los partidos políticos también pueden estar presentes en las mesas electorales y solicitar dar su aprobación sobre el conteo en las actas. Cualquier persona u organización política puede monitorear el proceso de conteo de votos como observadores, lo que de hecho es alentado por el TSE.9 Las imágenes de las hojas de conteo están disponibles en línea para cualquier persona que desee confirmar que la información en las hojas de conteo físico coincide con la información ingresada en el sistema. Esto facilita la comprobación de inconsistencias y la corrección rápida de cualquier error que se cometa.

En estas elecciones, los resultados del conteo oficial coincidieron con los del conteo rápido, que terminó una vez se llegó al recuento del 95.63% de las actas, con Morales teniendo una ventaja del 46.86% frente al 36.72% de Mesa. El conteo oficial final, con el 100% de los votos escrutados, dio como ganador a Morales en primera vuelta con un 47.08% frente al 36.51% de Mesa.

Críticas al proceso electoral boliviano por parte de la Misión de la OEA

El 21 de octubre, la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos en Bolivia (en adelante, misión o misión de la OEA) emitió un comunicado de prensa posterior a los comicios en el que expresó “su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares [del conteo rápido] conocidos tras el cierre de las urnas.”10 En línea con el proceso de conteo rápido en elecciones anteriores, el TSE había terminado el conteo rápido al 83.85% de las actas verificadas. Este recuento mostró que MAS-IPSP había recibido hasta entonces el 45.71% de los votos presidenciales, y CC el 37.84%, lo que significaba una diferencia de 7.87 puntos porcentuales. Dos días después, la misión de la OEA emitió su informe preliminar sobre las elecciones, en el que reiteró brevemente las críticas de que “los cambios en la tendencia TREP [conteo rápido] eran difíciles de explicar y no coincidían con las otras medidas disponibles.” 11

Sin embargo, la misión no proporcionó evidencia sustentando estas declaraciones que sugieren que el conteo rápido podría ser incorrecto o “difícil de explicar”. El presente informe analiza los resultados de las elecciones y encuentra que:

  • Los resultados del conteo rápido para el primer 83.85% del conteo de votos son consistentes con una proyección del resultado final que señala como inmediato ganador a Morales con una victoria de más de 10 puntos porcentuales;

  • Ni la misión de la OEA ni ningún otro partido han demostrado que hubo irregularidades generalizadas o sistemáticas en las elecciones del 20 de octubre de 2019;

  • Ni el conteo rápido ni el conteo oficial exhiben cambios significativos en las tendencias de votación respecto a los resultados finales; más bien, la misma tendencia ya conocida, explicable por diferencias en las preferencias de los votantes en diferentes áreas geográficas, se hace evidente en ambos conteos;

  • El recuento legalmente vinculante — el recuento oficial — no se detuvo durante ningún período de tiempo significativo;

  • No está claro cómo las objeciones de la misión de la OEA con respecto al conteo rápido afectarían al conteo oficial.

El proceso de conteo rápido y el conteo oficial

Además del primer comunicado de prensa y del informe preliminar, hubo otras declaraciones de la OEA, también carentes de evidencias, que parecían poner en duda los resultados electorales.12 Si bien el TSE detuvo la verificación de las actas en el proceso de conteo rápido en la noche de las elecciones cuando el 83.85% de las hojas de conteo ya habían sido verificadas, esto es consistente con lo que el TSE había anunciado que haría a más de una semana previa a las elecciones: dar a conocer los resultados del recuento rápido habiendo verificado al menos el 80% de los resultados preliminares.13 El TSE cumplió con este compromiso, y su decisión de detener el conteo rápido no fue en sí misma irregular ni violatoria de ningún compromiso anterior.14

Asimismo, es importante subrayar que es el recuento oficial el que es legalmente vinculante, no el recuento rápido que la misión de la OEA criticó. El recuento oficial nunca se interrumpió y se actualizó regularmente en línea sin ninguna interrupción significativa. Cualquier irregularidad potencial con el fin de afectar el resultado final habría tenido que afectar al conteo oficial y no solo al conteo rápido. No está claro a través de qué mecanismo podrían ocurrir irregularidades generalizadas o sistemáticas sin ser rápidamente evidentes, dadas las salvaguardas existentes en el proceso electoral boliviano.15 Además de no presentar ninguna evidencia de que realmente haya ocurrido irregularidades que podrían haber alterado el conteo de votos, la misión de la OEA ni siquiera proporciona un posible medio por el cual podrían haberse dado.

La Misión de la OEA afirma que después de la interrupción del conteo rápido, instó al TSE a continuar la contabilización y que el 21 de octubre, 23 horas después de la interrupción, el TSE aceptó reanudar ese conteo.16 En este punto, los resultados mostraron que Morales se acercaba a los 10 puntos porcentuales, lo que le daría una victoria absoluta. Luego, la misión emitió su primer comunicado de prensa en el que expresó “su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas.” 17

¿Pero fue este “cambio en la tendencia” verdaderamente “difícil de justificar”?

Resultados: Consistencia con los patrones geográficos de la votación

Un fenómeno general que sucede en varios países del mundo es que aquellas áreas que transmiten con mayor demora sus resultados son a menudo política y demográficamente diferentes que las anteriores,18 y se ha observado que esto resulta relevante a la hora de interpretar los resultados utilizando una tabulación de votación paralela, como es el conteo rápido.19 En las elecciones de Bolivia durante la última década y media, los votos de las zonas rurales y periféricas del país han tendido a apoyar en una proporción bastante mayor a Morales y al MAS-IPSP.20 Debido a limitaciones logísticas, tecnológicas y quizá también otras, estos votos terminan siendo calculados en la etapa final del proceso de conteo.21 Esto es cierto tanto para el conteo rápido como para el oficial, ambos afectados por la misma geografía e infraestructura. Los lugares rurales y más pobres, que han tendido a favorecer fuertemente a Morales, son más lentos en transmitir los datos o enviar las hojas de conteo a los tribunales electorales.

Los resultados finales del conteo rápido no fueron difíciles de justificar

La brecha entre Morales y Mesa se amplió constantemente a medida que avanzaba el proceso de conteo. Fue un fenómeno predecible y poco sorprendente que no debió sorprender a la misión de la OEA.

El gráfico 1 muestra que el margen que daba la victoria al MAS-IPSP aumentó de manera constante a medida que se contaban más votos, de acuerdo con el hecho de que las diferencias geográficas y en infraestructura causan que el un conteo de las áreas que favorecen al MAS-IPSP sea posterior. Esta tendencia también es válida para los escaños en la Asamblea Legislativa.22

Los resultados parciales del conteo rápido antes de la interrupción predicen un resultado que es extremadamente cercano a los resultados finales

El margen de victoria del ganador de la elección se puede proyectar utilizando el conteo rápido en el momento de su interrupción al 83.85%. En una hoja de recuento (de las que aún no se han contado) se pueden imputar votos para cada candidato en función del número de votantes que deberían aparecer en esa hoja de recuento; a su vez, se utilizan los votos para cada candidato ubicados en la porción del conteo rápido interrumpido al 83.85%. Si la circunscripción aún no se ha contabilizado, se pueden utilizar para la proyección los votos ubicados en un municipio cercano, y se puede ir ampliando la zona geográfica, tomando áreas más alejadas, según sea necesario.23

Si las actas no contadas en el conteo rápido favorecen mayoritariamente al MAS-IPSP, estaríamos subestimando los votos del MAS- IPSP en general porque a)las áreas no contadas tenderían a votar más al MAS-IPSP que las áreas de otras zonas geográficas; y b) la exclusión de las áreas no contabilizadas reduciría la participación estimada del MAS-IPSP a nivel nacional. Para ilustrar, considere una muestra aleatoria de diez personas tomadas de una población más grande, cinco con cabello rubio, cuatro con cabello negro y una con sombrero. Si sabemos que el 90% de las personas con sombreros tienen cabello rubio, entonces deberíamos esperar que la población sea 59% rubia. Pero si ignoramos esto y decimos solo que hay una probabilidad de 5 en 9 de que la décima persona sea

En base a esta proyección que utilizó 500 posibles iteraciones, el margen de la victoria de Morales con los resultados completos — basado enteramente en el conteo rápido interrumpido — sería de 10.09 puntos porcentuales. Sin embargo, hay razones para creer que este análisis subestima el margen de Morales.24 Los resultados de este análisis también muestran que el margen de Morales fue muy amplio en las áreas aún no contadas; incluso suficiente para aumentar su margen más allá del umbral de 10 puntos porcentuales. Las conclusiones de esta proyección estadística son consistentes con los resultados oficiales del conteo electoral en Bolivia (que muestran la victoria de Morales con un margen de 10.5 puntos porcentuales).25

Los resultados del conteo oficial siguen una tendencia muy similar a los resultados del conteo rápido, y ambos se explican por la geografía

El gráfico 2 analiza los resultados del recuento oficial. Al igual que con el conteo rápido, el margen a favor del MAS-IPSP aumentó constantemente a medida que se contaban más actas. Esto muestra una dinámica similar relacionada con el hecho de que las áreas que transmitieron su información más tarde votaron en favor del MAS-IPSP en una proporción bastante mayor.

Al comienzo del recuento, tanto en el conteo oficial como en el conteo rápido, los resultados para los escaños legislativos del MAS-IPSP superaban a sus resultados en la Carrera presidencial. Pero a medida que aumenta el margen del MAS-IPSP, la brecha entre los resultados se reduce: por cada aumento de 10 puntos porcentuales en la carrera presidencial del MAS-IPSP, hay un aumento de 9.6 puntos porcentuales en la proporción de escaños legislativos. Cuando se contabilizan las áreas que favorecen al CC, el MAS-IPSP tiene un desempeño ligeramente superior en la competencia legislativa que en la competencia presidencial, y de la misma manera cuando se contabilizan las áreas que favorecen más al MAS-IPSP, el CC tiene un desempeño mejor en la competencia legislativa que en la presidencial.

rubia, entonces subestimamos la rubicundez de la población asignándole menos del 56%. Del mismo modo, no tener en cuenta la mayor propensión de apoyo al MAS-IPSP en la áreas no contadas, sesga nuestros resultados en contra del MAS-IPSP.

El recuento oficial muestra un margen mayor a favor del MAS-IPSP a medida que se corrigieron los errores de las transmisiones de votos y el recuento rápido nunca llegó al 100%. Es probable que algunas áreas favorables con el MAS-IPSP nunca se hayan incluido en ese conteo rápido. Si bien hubo errores en el conteo rápido que redujeron votos hacia Morales tanto a favor como en contra, ambos se fueron cancelando entre sí; y finalmente parece que las correcciones más importantes fueron a su favor. Por ejemplo, como se informó originalmente, el acta 36127 mostró cero votos para Morales o Mesa, pero 218 votos para otros candidatos (incluidos 214 para MTS) con 237 votantes. En las otras actas de la circunscripción (36128 y 36129) con un total de 385 votantes, Mesa recibió un total de 1 voto y Morales 348, mientras que MTS recibió 0. Combinado con el hecho de que MAS-IPSP recibió la abrumadora mayoría de los votos en la circunscripción, es prácticamente seguro hubo un error en el acta con respect a los 214 votos presidenciales que, de acuerdo a la información brindada, fueron emitidos en favor del MTS pero que en su lugar se emitieron para MAS-IPSP. De hecho, el recuento oficial da a MAS-IPSP 213 de los 218 votos válidos. No consideramos tales correcciones en nuestras proyecciones del conteo rápido. Por lo tanto, nuestras estimaciones subestiman ligeramente el margen de Morales en el recuento oficial.

Esto explica la “brecha” entre los resultados legislativos y presidenciales observados en ambos recuentos. Esto también es consistente con la observación de que las áreas que transmitieron sus votos más tarde, cuando desaparece la “brecha”, favorecen en mayor medida al MAS-IPSP.

En total, estos análisis confirman que las tendencias generales en los resultados tanto del conteo rápido como del conteo oficial son fácilmente explicables y consistentes con el hecho de que las áreas rurales que transmiten más tarde sus actas favorecen en gran medida al MAS-IPSP, especialmente en la carrera presidencial.26 Además, y contrario a las declaraciones públicas de la misión de la OEA, un análisis de los resultados del conteo rápido hasta el porcentaje (83.85%) en el que fue interrumpido el día de las elecciones, predice un resultado que es extremadamente similar a los resultados finales reales.

Conclusión: La politización del proceso de observación electoral

Como se muestra en este documento, en el momento en que se interrumpió el informe de los resultados del conteo rápido, la tendencia de voto existente favorecía a Morales en la obtención de la victoria electoral de manera absoluta con un margen de más de 10 puntos porcentuales.

Algo fundamental es que el recuento de votos oficiales legalmente vinculantes no se detuvo durante ningún período significativo, y la tendencia en los resultados en el recuento oficial es muy similar a la tendencia en los resultados del conteo rápido. Las tendencias en ambos recuentos reflejan patrones de votación ampliamente conocidos, los que ocurren de acuerdo a la geografía y, a diferencia de las afirmaciones de la misión de la OEA, no cambiaron sustancialmente conforme se fueron contabilizando más actas.

Las dudas que sin fundamento fueron emitidas sobre el conteo de votos por parte de la misión de la OEA en su primer comunicado de prensa y en su informe preliminar han sido ampliamente citadas y repetidas en los medios de comunicación internacionales y bolivianos desde las elecciones del 20 de octubre.27 Está claro que estas inusuales declaraciones — a pesar de que la OEA hasta el día de hoy no ha presentado ninguna evidencia que las apoyen — han tenido una influencia significativa en la cobertura de los medios y, por lo tanto, en la opinión pública.

El Gobierno de Donald Trump y sus aliados, como el senador Marco Rubio, quien parece tener una fuerte influencia en su agenda política para América Latina, también han hecho declaraciones públicas

— tanto antes como después de las acusaciones contenidas en el primer comunicado de prensa de la misión de la OEA — sugiriendo que la elección fue robada.28 Estados Unidos suministra alrededor del 60% del presupuesto de la OEA.29

El 25 de octubre, el Gobierno boliviano propuso una auditoría internacional del recuento de votos. Si bien inicialmente declaró que la única institución reconocida por la Constitución boliviana para validar los resultados electorales es el TSE, Morales posteriormente aseguró que acataría los resultados de la auditoría internacional. Además, invitó a la OEA y a varios Gobiernos extranjeros a participar en la auditoría. Luego, el Gobierno boliviano fue incluso más allá y aceptó la naturaleza “vinculante” de la auditoría, condición que impuso la OEA para aceptar su participación30. Carlos Mesa ha rechazado la auditoría, afirmando que “[no] aceptamos la auditoría con estos términos acordados unilateralmente”, exigiendo en cambio la anulación de los resultados oficiales antes de realizar cualquier auditoría31.

La politización de lo que normalmente es un proceso independiente de monitoreo electoral se hace tangible cuando una organización a la que se le confía este monitoreo — en este caso la OEA — hace afirmaciones sin fundamento que ponen en duda la validez de un recuento electoral. Esta es una violación grave de la confianza pública, y aún más peligrosa en el contexto de la fuerte polarización política y la violencia política postelectoral que ha tenido lugar en Bolivia. Estas acusaciones sin fundamento deben retirarse y deben tomarse medidas para asegurar la neutralidad de la observación electoral por parte de la OEA en el futuro.

La OEA, al continuar su asistencia técnica en la implementación de un sistema de conteo rápido en Bolivia, debe proporcionar orientación al TSE sobre un procedimiento apropiado para publicar y difundir resultados preliminares en la noche de las elecciones. La OEA también debe organizar una investigación independiente de su Departamento de Cooperación y Observación Electoral; de la Misión de Observación Electoral que participó en esta elección; y cualquier otro sector de la OEA que tenga responsabilidad en este fracaso de la Misión de Observación Electoral en Bolivia.

Apéndice de datos (en inglés)

Was it likely that the margin for the MAS-IPSP was going to increase as the final votes were counted? To answer this question, we repeatedly simulated the entire presidential ballot based entirely on the initial quick count data as reported on October 20, just after 7:40 p.m. local time.32 At that time, the MAS-IPSP led the CC by a little less than 7.9 percent of the valid votes counted up to that point.

In order to project the margin for the total count, it is necessary to have some idea of what the uncounted tally sheets look like. If, for instance, the uncounted sheets are in predominantly poor and rural areas likely to be slow in reporting results, then we might expect that the MAS-IPSP margin would increase as the count proceeded.

Thus, one approach to projecting the final margin would be to estimate the number of uncounted votes for each candidate based on how urban or rural the corresponding precinct. Any number of other socioeconomic factors might be relevant, making the analysis quite complex.

In order to keep the analysis as simple as possible, if we assume simply that within any precinct the votes on different tally sheets look very similar; we can fill in uncounted tallies by examining the ones that were included in the initial quick count. Likewise, we assume that within any location, the votes at a given precinct look similar to votes at other precincts of the same location. If — based on the quick count — the location favors CC, then we should expect the vote at the uncounted precincts of that location to similarly favor CC. We can simply fill in the tallies for an uncounted precinct by picking a different precinct at random from within the same location and examining the tallies there.

Similarly, if by October 20 no tallies were reported from a particular location, we can choose at random a location within the municipality, and for each precinct within the location without data, choose at random precincts within the randomly chosen location. We may proceed to increasingly large geographies as required.

Indeed, as of the initial quick count, zero ballots were counted from Bolivian voters in Colombia. So, we may pick another foreign country from which votes were counted (e.g., Brazil). There is only one department and province within Colombia (Bogotá) to consider, so we may pick São Paulo. Again, with only one municipality, location, and precinct (the embassy), we may pick Mauá’s Escola Estadual Walter Belian as a representative precinct.

Of course, the quick count in Escola Estadual Walter Belian may be very different than the actual vote at the embassy in Bogotá. Thus, once we have filled in all the missing data based on one set of random substitutes, we repeat the entire exercise with another set of random substitutes. Perhaps the second time, the vote at the embassy in Bogotá will be represented by the quick count at the embassy in Montevideo, Uruguay.

Repeating this process many times produces a range of results. Sometimes, a precinct may be misrepresented as overly favoring MAS-IPSP and other times as overly favoring CC. However, so long as our assumptions about the vote in similar geographic areas being roughly similar holds, the range of results from random substitution should reflect a reasonable range for the actual vote.

The results are robust to the way in which we use representative precincts to fill in the missing data. Perhaps the simplest way to fill in a missing tally sheet would be to pick a random sheet from the ones counted at the representative precinct and scale the votes to account for the difference in the number of eligible voters on the sheets. The results of 500 such imputations are shown in Figure A.

The average margin is 10.35 percent, with 80 percent of the results falling between 10.30 and 10.40 percent.

We may make use of the representative precincts in any number of ways. One way would be to employ a Bayesian-like approach by assuming that for each party on a given tally sheet there is a Poisson rate of supporters per eligible voter, with the Poisson rate gamma-distributed as implied by the votes at the representative precinct.33 The gamma–Poisson simulations show an average margin of 10.34, with 80 percent of the results falling between 10.26 and 10.42 percent. Another pseudo-Bayesian approach would be to assume that the votes for any party on the tally sheet are binomial, with a beta-distributed probability of any voter casting a vote for that party.34 The beta-binomial simulations show an average margin of 10.34, with 80 percent of the results falling between 10.25 and 10.43 percent.

Clearly, the exact procedure for translating the results at a representative precinct to imputing votes on actual tally sheets has little effect on the simulations. Far more critical to the simulation results is selecting geographies that are as representative as possible to the uncounted tally sheets. By contrast, an assumption that in their entirety the counted votes at the time the quick count paused would be representative of the total vote introduces a bias as soon as we recognize that the counted votes came on average from areas relatively friendly to Mesa. Accounting for geography, it is no surprise that Morales’s margin increased beyond the necessary 10 percentage points.

— particularly in representative precincts with high turnout. But these results will on average balance out, with simulations producing correspondingly low turnout. This methodological flaw should increase variance, creating more conservative estimates..

Referencias

Arauz, Andrés et al. 2019. “Bolivia’s Economic Transformation: Macroeconomic Policies, Institutional Changes and Results.” Washington, DC: Center for Economic and Policy Research, October. http://cepr.net/publications/reports/bolivia-s-economic- transformation-macroeconomic-policies-institutional-changes-and-results.

Ariñez, Rubén. 2019. “Gobierno asegura en la OEA que no hubo compromiso de dar resultados del TREP al 100%.” La Razón, October 23. http://www.la- razon.com/nacional/animal_electoral/Bolivia-garantiza-defensa-compromiso- resultados_0_3244475567.html.

Cárdenas, José Arturo. 2019. “OAS Begins Audit of Disputed Bolivia Election Results.” Agence France-Presse, October 31. https://www.france24.com/en/20191031-oas-begins-audit-of- disputed-bolivia-election-results.

Columba, José Luis. 2017. “Los votos nulos superan el 50% en reporte preliminar del TSE al 80%.” La Razón, December 3. http://www.la-razon.com/nacional/animal_electoral/Votos- alcanzan-superan-preliminar-TSE_0_2831116904.html.

eju.tv. 2016. “Datos preliminares de la página del OEP al 81,2% de los resultados.” February 22.

http://eju.tv/2016/02/datos-preliminares-la-pagina-del-oep-al-812-los-resultados/.

Estado Plurinacional de Bolivia. 2005. “Codigo Electoral Indice Tematico.” La Paz: Estado Plurinacional de Bolivia. http://pdba.georgetown.edu/Electoral/Bolivia/Leyes/codigoelectoralordenado.pdf.

Estok, Melissa, Neil Nevitte, and Glenn Cowan. 2002. “The Quick Count and Election Observation: An NDI Guide for Civic Organizations and Political Parties.” Washington, DC: National Democratic Institute, June. https://www.ndi.org/sites/default/files/1417_elect_quickcounthdbk_0.pdf.

Flores, Paola and Carlos Valdez. 2019. “Morales Leads in Bolivia Vote, but Seems Headed for Runoff.” Associated Press, October 20. https://apnews.com/cb4169d97fe24b8a92053874efc60b56.

Guarachi, Ángel. 2019. “A dos horas del cierre de la jornada electoral, el TSE publicará 80% de los resultados preliminares.” La Razón, October 9. https://www.la- razon.com/nacional/animal_electoral/elecciones-bolivia-tse-trep-votacion-votacion- resultados-80_0_3236076395.html.

Guarachi, Ángel and Angélica Melgarejo. 2019. “El TSE sortea 207.330 jurados para vigilar el voto en elecciones generales de octubre.” La Razón, September 20. http://www.la- razon.com/nacional/animal_electoral/Sorteo-jurados-elecciones-generales-octubre-TSE- Bolivia_0_3224677513.html.

Kimball, David C. and Brady Baybeck. 2013. “Are All Jurisdictions Equal? Size Disparity in Election Administration.” Election Law Journal, 12(2), 130–145. doi:10.1089/elj.2012.0174.Kirby, Jen. 2018. “Why It Takes So Long to Get Election Night Results.” Vox, November 6.

https://www.vox.com/2018/11/6/18066350/midterm-elections-2018-vote-counting.

Krygier, Rachelle. 2019. “Bolivia Election: U.S. Withholds Recognition, Morales Supporters and Opposition Clash as Sides Await OAS Audit.” The Washington Post, October 29. https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/bolivian-election-morales- supporters-opposition-clash-us-withholds-recognition-as-all-await-oas- audit/2019/10/29/eed045be-f9a2-11e9-9e02-1d45cb3dfa8f_story.html.

Los Tiempos Digital. 2016. “Conteo rápido: 10 entidades le dicen Sí a su norma autonómica y 5 la rechazan.” November 20. https://www.lostiempos.com/actualidad/nacional/20161120/conteo-rapido-10-entidades- le-dicen-si-su-norma-autonomica-5-rechazan.

Machicao, Mónica and Daniel Ramos. 2019. “Bolivia’s Morales Confident Of Election Win Despite Count Suggesting a Run-Off.” Reuters, October 20. https://www.reuters.com/article/us- bolivia-election/bolivias-morales-confident-of-election-win-despite-count-suggesting-a-run- off-idUSKBN1WZ0CS.

Machicao, Mónica and Ernesto Londoño. 2019. “Bolivia’s Democracy Faces Pivotal Test as Unrest Spreads.” The New York Times, October 31. https://www.nytimes.com/2019/10/31/world/americas/bolivia-election-protests.html.

Ministerio Relaciones Exteriores. 2019. “Ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce Zaconeta.” La Paz: Estado Plurinacional de Bolivia. http://www.cancilleria.gob.bo/webmre/discurso/3712.

Office of US Senator Marco Rubio. 2019. “Rubio Expresses Concern Following Bolivia’s First Round of Elections.” Washington, DC: The Office of US Senator Marco Rubio. https://www.rubio.senate.gov/public/index.cfm/press-releases?ID=565813C3-63DD- 44E2-A58E-455E6791DD19.

. 2019. “In #Bolivia all credible indications are Evo Morales failed to secure…” Twitter, October 21. https://twitter.com/marcorubio/status/1186284033178767361.

Organization of American States (OAS). 2019a. “OAS to Deploy 92 Observers in its Mission to the Elections in Bolivia.” October 9. https://www.oas.org/en/media_center/press_release.asp?sCodigo=E-079/19.

. 2019b. “Statement of the OAS Electoral Observation Mission in Bolivia.” October 21. https://www.oas.org/en/media_center/press_release.asp?sCodigo=E-085/19.

. 2019c. “Preliminary Report of the Electoral Observation Mission in Bolivia.” October 23. http://www.oas.org/documents/eng/press/Preliminary-Report-EOM-Bolivia-23-10- 19.pdf.

. 2019d. “Misión de Observación Electoral d OEA sigue dando seguimiento riguroso al proceso electoral en #Bolivia…” Twitter, October 20. https://twitter.com/OEA_oficial/status/1186108599954739200.

. 2019e. “Regular Fund, Quota Collection, As of February 28, 2019.” http://www.oas.org/saf/DFAMS/2019/02/RF_TABLE_QUOT_20190228_ENSP.pdf.

. 2017a. “Preliminary Report from the Electoral Experts Mission of the Organization of American States to Bolivia.” December 4. http://www.oas.org/documents/eng/press/preliminary-report-electoral-experts-mission- bolivia-2017.pdf.

. 2015a. “Implementar un sistema de trasmisión de resultados preliminares.” http://www.oas.org/EOMDatabase/moeRecomm.aspx?Lang=en&id=765&fc1=CBOL&fc 2=N49,3,4,1&fc3=N2019,2018,2017,2016,2015,2014,2013,2012,2011,2010,2009,2008,2007,2

006,2005,2004,2003,2002,2001,2000,1999,1998,1997,1996,1995,1994,1993,1992,1991,1990,1

989,1987,1985,1984,1982,1980,1978,1972,1970,1968,1966,1963,1962&fc4=N2.

. 2015b. “Departamento para la Cooperación y Observación Electoral: Cooperación Técnica.” https://www.oas.org/es/sap/deco/Coop_Tecnica_proyectos.asp.

Órgano Electoral Plurinacional. 2019a.

“Actas.”https://trep.oep.org.bo/PubResul/acta.2019.10.20.19.40.57.xlsx.

. 2019b. “Elecciones Generales Bolivia, 20 de octubre de 2019.”

https://www.oep.org.bo/elecciones-generales-2019/.

. 2016. “Referendo Autonómico 2016.” https://www.oep.org.bo/procesos-electorales-y- consultas/referendos/referendo-de-estatutos-y-cartas-organicas-2016/.

Oviedo Obarrio, Fernando. 2010. “Evo Morales and the Altiplano : Notes for an Electoral Geography of the Movimiento al Socialismo, 2002–2008.” Latin American Perspectives, 37(3), 91–106. doi:10.1177/0094582×10364035.

Schipani, Andres. 2019. “President Evo Morales Accuses Bolivian Opposition of Plotting Coup.” Financial Times, October 23. https://www.ft.com/content/8034579c-f594-11e9-b018- 3ef8794b17c6.

Sequera, Vivian. 2019. “Bolivia Election Audit Set to Begin with Country Caught in Deadlock.” Reuters, October 30. https://www.reuters.com/article/us-bolivia-election/bolivia-election- monitor-to-begin-binding-audit-on-contested-result-idUSKBN1X91IT.

Tribunal Supremo Electoral (TSE). 2019. “Reglamento para las Elecciones Generales 2019.” La Paz: Órgano Electoral Plurinacional. https://www.oep.org.bo/wp- content/uploads/2019/05/Reglamento_Elecciones_Generales_2019.pdf.

. 2017. “En vivo: informe de los resultados preliminares…” Twitter, December 3. https://twitter.com/TSEBolivia/status/937498288831508480.

Warf, B. 2006. “Voting Technologies and Residual Ballots in the 2000 and 2004 Presidential Elections.” Political Geography, 25(5), 530–556. doi:10.1016/j.polgeo.2006.03.001.

Youkee, Mat, and Agencies. 2019. “Bolivia Braces for Fresh Protests as Officials Say Evo Morales Close to Victory.” The Guardian, October 22. https://www.theguardian.com/world/2019/oct/21/bolivia-confusion-over-election-results- sparks-fear-and-protests.