En el caso se encuentra involucrado un subinspector de la policía de la ciudad.

Fueron incinerados en el crematorio del Cementerio de la Chacarita los 389 kilos de cocaína que fueron encontrados la Embajada rusa a principio de año.

La misma fue hallada dentro de 12 valijas en el mes de febrero y está valuada en el mercado en unos 80 millones de euros.

Fue el mismo embajador ruso en Argentina quien hizo la denuncia y derribó una operación narco de grandes dimensiones.

Un dato para destacar es que en este caso está involucrado un subinspector de la Policía de la Ciudad quien era un eslabón de la banda de traficantes.

El destino de la droga era Rusia para su comercialización durante el desarrollo del Mundial de Fútbol.

A la incineración asistieron la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, encabezó junto al embajador de Rusia en Argentina, Dmitry V. Feoktistov, y el jefe de la Gendarmería Nacional, Gerardo Otero.