El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó el pasado 7 de enero una insólita publicación ya que anunciaron la inauguración de una plaza. Inclusive en la página de facebook de Diego Santilli se les contó a los vecinos de la ciudad que “Junto a Horacio Rodríguez Larreta y Fernando de Andreis inauguramos la Plaza Perón”, en el marco del proyecto del Parque del Bajo. “Este es un espacio que muestra la transformación que estamos llevando adelante con el Paseo del Bajo y a través del cual más chicos van a poder andar en bicicleta y los vecinos van a poder disfrutar más momentos al aire libre.”

Se marcó en negrita “inauguramos la Plaza Perón” porque la frase encierra la forma comunicacional del gobierno de Larreta. Claramente deberían haber expresado que se realizaron obras de “reformas” o “puesta en valor” o “restauración” ya que la palabra “inauguración” además de ser un término inexacto es cómo mínimo una burla y una mentira hacia los vecinos.

Se adjudican la inauguración de una plaza que se encuentra frente de la aduana a la cual hace aproximadamente dos años la dejaron a nuevo y después de un año y seis mese la volvieron a romper para “transformarla” nuevamente. En síntesis, la hicieron DOS VECES.

Además de la doble inauguración realizada por el gobierno de Horacio Rodriguez Larreta se debe mencionar que la plaza ya figuraba en los planos de la ciudad desde 1972 con el nombre de Agustín P. Justo, quien llegó a la presidencia de la nación después de una elección fraudulenta a dos años de haber sido derrocado el presidente constitucional Hipólito Yrigoyen. El nombramiento de la Plaza fue dado durante la presidencia del dictador Alejandro Agustín Lanusse.

La plaza se encuentra frente al edificio de la Aduana, entre la Avenida Paseo Colón, las calles Moreno y Azopardo, y la Avenida Belgrano, dentro del barrio porteño de Montserrat. En este lugar, el líder justicialista tiene su monumento, recientemente inaugurado. Esta plaza es recordada también por la inauguración del monumento en memorio de Juan Domingo Perón por el entonces jefe de Gobierno Mauricio Macri en el año 2015.

Por lo tanto, estamos en condiciones de asegurar que el Gobierno de Larreta se adjudicó la inauguración de una plaza que tiene casi 50 años de existencia. Además es un claro ejemplo de gasto innecesario en obras públicas que deben ser investigadas, ya que encierra a simple vista un despilfarro del erario público hacia grupos de empresas constructoras que se beneficias con esta modalidad engañosa.
Recordemos que el Gobierno de la Ciudad fue denunciado por lavado de dinero con el arreglo de veredas y existe un descontento generalizado por la obra en avenida Corrientes donde se destinará $275 millones en una obra calificada como innecesaria.

Redacción LateComuna15