La firma del presidente de la Nación, Mauricio Macri, del decreto de reforma de la Fuerzas Armadas, que permite su utilización ante “cualquier agresión externa” y su colaboración en tareas de “seguridad interior” nos obliga como cristianos comprometidos a realizar una profunda lectura de lo enunciado por los Obispos latinoamericanos en el documento de Puebla sobre dicha materia.

Nos expresamos sin otro objetivo que recordar a todos nuestros hermanos o personas de buena voluntad que, por falta de conocimiento, buena fe o perplejidad de espíritu, dudan aún sobre el talante antievangélico y antihumano de la denominada “Doctrina de la Seguridad Nacional” que ha sido la ideología inspiradora de todos los regímenes políticos dictatoriales de la década del 70 en nuestro continente.

El Documento de Puebla declara expresamente que la teoría de la Seguridad Nacional pone al individuo al servicio ilimitado de una supuesta guerra contra los conflictos culturales, sociales, políticos y económicos y, mediante ellos, contra la amenaza de un supuesto “terrorismo”.

Los Obispos latinoamericanos aquella vez advirtieron que “frente a este peligro permanente, real o posible, se limitan, como en toda situación de emergencia, las libertades individuales y la voluntad del Estado se confunde con la voluntad de la Nación.”

También advirtieron que “el desarrollo económico y el potencial bélico se superponen a las necesidades de las masas abandonadas.” Por eso fueron concluyentes al decir que “la Seguridad Nacional vista bajo este ángulo se presenta como un absoluto sobre las personas” y que “en nombre de ella se institucionaliza la inseguridad de los individuos.”

Cómo Seglares Claretianos nuestro compromiso no se limita únicamente a denunciar las injusticias; nos exige, ante todo, ser testigos y agentes de justicia. Por este motivo estamos obligados a señalar que la teoría de seguridad que se está intentando implementar tiene la misma génesis que aquella que nos ha traído tanto dolor y sufrimiento en el pasado.

Por lo expresado anteriormente pedimos a todos los cristianos de buena voluntad participar de la convocatoria realizada por los Organismos de Derechos Humanos, mañana jueves 27 de Julio frente al Ministerio de Defensa, Azopardo 250 a las 17hs para decir “Fuerzas armadas represivas Nunca Más”

Seglares Claretianos de Buenos Aires