La sala VI de la Cámara Criminal confirmó el procesamiento de los tres policías de la Ciudad que fusilaron a Claudio Romano (39) el 1º de octubre pasado, en la calle Castillo al 900 de Villa Crespo. Con esta resolución, queda expedita la vía al juicio oral, en el que los funcionarios enfrentarán la pena de prisión perpetua.

El fallo de la Cámara Criminal fue rápido -la audiencia para escuchar las argumentaciones de la defensa, querella y fiscalía fue el lunes 11- y es breve, porque, como comienzan diciendo los jueces, “Está fuera de discusión que la mañana del 1° de octubre pasado los tres efectivos dispararon reiteradas veces con sus pistolas reglamentarias contra Claudio Hernán Romano, quien perdió la vida. La secuencia no sólo se observa con claridad en los registros fílmicos reservados, sino que fue reconocida por los imputados“.

Los abogados Manuel Ramallo y Rodolfo Barrios, del Ministerio de Seguridad de la Ciudad, que ejercen la defensa de los policías Beatriz Alejandra Manzanelli, Ramón Darío Pérez y Daniela Isabel López, fundaron la apelación del procesamiento dictado por la jueza Ángeles Gómez Maiorano en que los imputados actuaron “en legítimo ejercicio de su deber” y amparados por la “legítima defensa”.

Los camaristas los refutaron con duros términos: “… una vez que Romano queda inmóvil en el suelo, con su capacidad ofensiva sumamente reducida, aún así los disparos sobre él no sólo continuaron, sino que se multiplicaron“, dijeron, y enfatizaron que el uso de sus armas ya no estaba habilitado, “menos en cinco ocasiones“.

Negaron que, con Claudio tendido en el piso y con varias heridas en sus piernas -que ellos habían causado- pudiera representar un peligro para ellos o para terceros, y terminantemente afirmaron: “…los disparos contra un hombre herido de bala, tendido en el suelo, fueron completamente innecesarios ante el supuesto riesgo que representaba que, insistimos, no era de modo alguno asimilable al inicial“.

Con esta resolución, la causa queda en condiciones de que, una vez que sean recibidos algunos informes periciales pendientes, se clausure la instrucción, y se eleve a juicio oral.

Será así el segundo juicio contra policías de la Ciudad por un fusilamiento de gatillo fácil, desde su creación en 2017. El primero, el año pasado, permitió la condena a prisión perpetua del oficial Adrián Otero, asesino de Cristian “Paragüita” Toledo.

Como entonces, seguiremos dando batalla junto a la familia y amigxs de Claudio, en pie y organizadxs, para exigir perpetua al gatillo fácil.

CORREPI, 14 de noviembre de 2019.

CORREPI movilizando el lunes 11/11 a los Tribunales de Talcahuano, donde se realizó la audiencia por Claudio Romano.

Fuente: CORREPI (Coordinadora contra la represión policial e institucional)