El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, habló sobre las declaraciones de quienes desde el Congreso y el Poder Judicial sostienen que la ex presidenta y senadora Cristina Kirchner debería ser desaforada y detenida en el marco de la causa de los cuadernos del chofer, y aseguró que hay “un exceso” en el dictado de prisiones preventivas.

“Nunca es bueno para un país que un ex presidente esté detenido o se pida su detención, por el hecho en sí y porque no debería haber sospecha de que se fugue, y habría que suponer que no hay elementos para pensar que va a entorpecer el accionar de la Justicia”, sostuvo Garavano en diálogo con Crónica Anunciada, por El Destape Radio.

En este sentido, explicó que los fueros “sólo implican que una persona no pueda ser arrestada”, con lo cual mantenerlos no evita que la persona en cuestión, en este caso, Kirchner, pueda declarar y aportar datos a la Justicia.

“En este caso, uno debería elevarlo juicio. A priori, no parece bueno el desafuero y la detención, siendo que se pueden brindar explicaciones en el marco de un juicio oral”, defendió el ministro.

Por otra parte, coincidió con el ex juez Ricardo Gil Lavedra al indicar que hay un uso “excesivo” de las prisiones preventivas. “Argentina es un país que ha tenido un uso errático de la prisión preventiva, y donde no se han fijado nunca normas claras. Era muy arbitrario el uso de la prisión preventiva”, consideró.

Además, opinó que la prisión preventiva “en sí, no es una herramienta buena, sobre todo cuando son prolongadas”, sino que “es una medida excepcional que hay que usar restrictivamente”.

Respecto al caso de los dueños de C5N Fabián De Sousa y Cristóbal López, quienes siguen detenidos a pesar de que la causa ya está enviada a juicio oral, sostuvo: “Ahí el secreto es que se resuelva rápidamente el juicio oral y se defina si son culpables. No necesariamente deberían esperarlo en libertad”.

Fuente El Destape