Desde distintos sectores se generó un fuerte repudio a ley de emergencia propuesto por el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodriguez Larreta.

(Por Frankie Cooke) Los diputados del frente de Todos propusieron una alternativa a la ley que contemple a las actividades más golpeadas por la cuarentena: taxis, restaurantes, centros culturales, clubes entre otros. A la vez calificaron como “cheque en blanco” el proyecto de ley presentado por el oficialismo porteño, donde “no dicen en qué van a estar invertidos los recursos”.

Desde el gremio UTE se expresaron sosteniendo que “Lxs docentes nos oponemos rotundamente a enfrentar la crisis con ajuste en los salarios y las fuentes laborales del sector público”. A su vez remarcaron que los recursos del Estado “no pueden generarse sacándole derechos a otrxs trabajadorxs. Deben provenir de impuestos a los sectores privilegiados de la economía que siguen aumentando sus fortunas aún en medio de la pandemia”.

El proyecto a la vez llevó un fuerte descontento de la central trabajadores ATE dado que planteaba el pago diferido de sueldos, en cuotas. Algo que en las últimas horas el oficialismo de la Ciudad expresó su eliminación, así como también presentar una versión “más light” para obtener la aprobación.

Estos cambios fueron consensuadas con representantes de la Coalición Cívica, el socialismo, el radicalismo y el senador Martín Lousteau. Desde el Frente de Todos se planteó no acompañar el proyecto.