La convocatoria de huelga general y nacional  fue lanzada por la mayoría de los sindicatos de trabajadores de Francia. Una convocatoria tan amplia y unitaria es extremadamente rara y recuerda las huelgas masivas que hicieron caer al primer ministro Juppé en 1995. Los sindicatos consideran que se ha alcanzado el objetivo. La huelga continuará hasta el lunes y ya se preparan nuevas movilizaciones para responder a la presentación oficial de la reforma de las pensiones, dentro de una semana.

NOTA COMPLETA de REVUELTA GLOBAL

La convocatoria de huelga general y nacional fue lanzada por la mayoría de los sindicatos de trabajadores de Francia. Una convocatoria tan amplia y unitaria es extremadamente rara y recuerda las huelgas masivas que hicieron caer al primer ministro Juppé en 1995. Los sindicatos consideran que se ha alcanzado el objetivo. La huelga continuará hasta el lunes y ya se preparan nuevas movilizaciones para responder a la presentación oficial de la reforma de las pensiones, dentro de una semana.

La convocatoria de huelga general y nacional en Francia fue lanzada por la mayoría de los sindicatos de trabajadores (CGT, Force Ouvrière, Solidaires), por la FSU, uno de los principales sindicatos de empleados públicos, y por la mayoría de las organizaciones juveniles: la Federación de Escuelas Secundarias Independientes y Democráticas (FIDL), fundada en 1987; el Movimiento Nacional de Escuelas Secundarias (MNL); la Unión Nacional de Escuelas Secundarias (MNL) creada en 1994; y la Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF) fundada en 1907. Otras organizaciones que rara vez convocan a manifestaciones, también se han unido al movimiento, como UNSA (Unión Nacional de Sindicatos Autónomos) o CFE-CGC, un sindicato ejecutivo, y hasta el CFDT (Confederación francesa democrática del trabajo) un sindicato que generalmente favorece la negociación con el gobierno. Una convocatoria tan amplia y unitaria es extremadamente rara y recuerda las huelgas masivas que hicieron caer al gobierno de Juppé en 1995.

Según el Ministerio del Interior de Francia, 806.000 franceses se manifestaron este jueves 5 de diciembre contra la reforma de las pensiones planeada por el gobierno de Macron. Los sindicatos contabilizaron más de 1.500.000 de personas, repartidas en 250 manifestaciones, en ciudades grandes y pequeñas. Con respecto a la divergencia en las crifras, los europeos ya sabemos que es un clásico que los gobiernos minimicen el número de personas que protestan en contra de sus políticas. Lo cierto es que a pesar de la ola de frío, los franceses se han hecho oír en las calles y además del rechazo a la reforma de las pensiones, no “olvidaron” expresar su repudio a Macron y las élites.

En 50 ciudades de Francia -según datos de la policía- se manifestaron en total medio millón de personas. Algunos ejemplos: 33.000 personas en Toulouse; 25.000 en Marsella; 20.000 en Lyon, Montpellier y Burdeos; 19.000 en Nantes; 15.000 en Clermont-Ferrand; 13.000 en Lille y Rouen; al menos 10.000 en Tours, Rennes, Brest, Saint-Etienne, Bayonne y Pau; al menos 9.000 en Estrasburgo, Perpignan, Limoges y Saint-Nazaire.

En la región de Normandía -al noroeste de Francia- los sindicatos refieren un éxito “histórico” en la huelga general, que paralizó totalmente el tráfico ferroviario. En ciudades de la región, como CaenRouen, y Havre hubo una fuerte movilización. En la ciudad portuaria de Havre se manifestaron bomberos, estibadores y hasta los abogados.

En la región de Bretaña, en el extremo oeste de Francia, los sectores público y privado se vieron afectados, hubo docenas de escuelas cerradas, no hubo trenes en la mayoría de las estaciones ni líneas de autobuses. La movilización se hizo notar en toda la región, con manifestaciones en todas las ciudades bretonas.

Seguimiento de la huelga del día 5 de diciembre

TRANSPORTE: La huelga ha causado grandes interrupciones en la red ferroviaria nacional , (SNCF) y en todo el transporte público urbano e interurbano de París y las principales ciudades. En la SNCF, hubo un seguimiento mayor al registrado en las movilizaciones de 2018 contra la reforma que afectó específicamente a los trabajadores del sector. Los medios franceses señalan que desde 2007 no se veía este nivel de seguimiento de una huelga entre los trabajadores ferroviarios. La huelga en el transporte continuará.

EDUCACIÓN: según los sindicatos, el 70% de los docentes de primaria y el 60% de los de secundaria, se adhirieron a la huelga. Además del rechazo a la reforma de las pensiones, los docentes franceses están en pie de guerra, especialmente en las escuelas secundarias, por la reforma del bachillerato y los nuevos programas de Educación. Los profesores se quejan de la urgencia con la que se han introducido estos cambios, sin una prepraración previa, y de la falta de medios. El portavoz del sindicato mayoritario de profesores de secundaria, declaró que estaba “más que satisfecho” por el seguimiento de la huelga en el sector, y en comparación con otras grandes movilizaciones, sólo en 2003 se alcanzaron las cifras de este 5 de diciembre. El sindicato de docentes llama a la huelga para el próximo martes 10 de diciembre.

ENERGÍA: Según la dirección de la principal compañía eléctrica del país, Électricité de France (EDF), el 41,4 % de sus empleados se declararon en huelga. La CGT dijo que el 85% de los trabajadores del sector de la energía nuclear fueron a la huelga, y el 100% de los de las térmicas.

POLICÍA: A pesar de una carta del Ministro del Interior para tranquilizarlos, los sindicatos policiales mantuvieon su llamado a la huelga, y bloqueron temporalmente algunas comisarías de la periferia de París. Además, varias comisarías operaron en servicios mínimos. Frente a una comisaría, una pancarta dirigida al ministro del Interior rezaba: “Christophe: servicio mínimo hasta nuestros retiros, será largo”. Los agentes de la policía técnica y científica también se unieron a la protesta. Los sindicatos policiales anunciaron que van a endurecer su postura.