En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el pasado 8 de noviembre de 2018, la Comisión de Evaluación de Ofertas, analizó las propuestas recibidas para la Licitación pedido para el “Servicio de producción integral del evento” denominado “Parque Navideño de la Ciudad- Edición 2018“. Las empresas que participaron de la licitación fueron: RETAIL COMMUNICATION S.A (CUIT Nº 30-70809619-5), EVENT ASSISTANCE S.R.L. (CUIT Nº 30-70715787-5), MARKETING DIMENSION S.A. (CUIT Nº 30-70851561-9) y COMUNICACIONES 360 S.A. (CUIT Nº 30-71066456-7).

La empresa ganadora fue COMUNICACIONES 360 S.A. (CUIT Nº 30-71066456-7) ya que según la Comisión de Evaluación cumplía con los requisitos establecidos en la Ley N° 2.095 (texto consolidado por Ley Nº 6.017) Y su correspondiente Decreto Reglamentario Nº 326/17 y su modificatorio, y en los Pliegos de Bases y Condiciones Particulares, Especificaciones Técnicas y sus respectivos Anexos complementarios.

La empresa ganadora para la organización del citado evento recibió la suma total de VEINTITRES MILLONES DOSCIENTOS SEIS MIL pesos ($ 23.206.000). Esta fue la sexta edición y se realizó en el Parque Chacabuco (Av. Asamblea y Emilio Mitre, Comuna 7) y estuvo con sus puertas abiertas hasta el 23 de diciembre.

Este año el Gobierno de la Ciudad gastó semejante cifra de dinero en medio de la crisis económica para que los vecinos visiten a Papa Noél y se puedan llevar una foto junto a él o con duendes, el oso navideño, la esfera navideña, el trinero y otros “objetos” navideños clásicos en las tradiciones norteamericanas.

También Se realizaron funciones donde se contaba “la historia de los habitantes de la tierra de la Navidad y sus preparativos.” El relato de Hadas, duendes, carteros, juguetes y cómo los ayudantes de Papá Noel se prepararon para la noche navideña.

El gigantesco gasto navideño incluyó la cabaña de Papá Noel. Donde le mostraban a los chicos “la Biblioteca, donde estudia y planifica la repartición de regalos; el Laboratorio, con las pócimas que lo ayudan a llegar a cada rincón del mundo; el Correo, donde se fueron recogiendo y guardando las cartas que dejaron los participantes.” En la cabaña había una “sala de estar, donde finalmente chicas y chicos pudieron visitar a Papá Noel.”

En estas historias de tierras lejanas pagadas por el estado de la ciudad de Buenos Aires incluyó un recorrido digital e interactivo en la fábrica de juguetes, un pelotero, maquillaje artístico y la infaltable globología de cualquier actividad del PRO.

Fuente: LateComuna15