Raúl Ricardo Espinoza podrá salir de su casa de la calle 21C al 900 y pasearse libremente por City Bell. La Justicia federal de La Plata consideró que cumplió el tiempo suficiente de detención y lo excarceló. En esa casa de la localidad platense cumplía detención domiciliaria por la condena a 13 años por los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención de La Cacha, entre ellos, el secuestro y homicidio de Laura Carlotto, la hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

El ex personal civil del Destacamento de Inteligencia 101 había sido condenado a 13 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de La Plata en el juicio por los crímenes de La Cacha, un debate emblemático durante el cual Carlotto encontró a su nieto Ignacio Guido Carlotto.

Durante el juicio, los testigos lo habían identificado como uno de los guardias del centro clandestino que utilizaba el apodo de “Jota”. En la sentencia de ese proceso, los jueces Carlos Rozanski, Pablo Vega y Pablo Jantus, lo consideraron a cómplice del delito de genocidio cometido en la argentina y como “partícipe secundario” de los secuestros y las torturas de 77 víctimas y de los asesinatos de Laura Carlotto y Olga Noemí Casado, ambas ultimadas tras dar a luz a sus hijos.

De los jueces que lo condenaron, solo uno lo excarceló. El fallo, al que accedió Tiempoar, lleva las firmas de los jueces del TOF1 Alejandro Daniel Esmoris, German Andrés Castelli y Vega, quien redactó la decisión a la que adhirieron sus colegas.

El texto considera que Espinoza “fue detenido el 19 de febrero de 2010, permaneciendo ininterrumpidamente en esa situación hasta la actualidad, por lo que, a tenor de la condena no firme de trece (13) años de prisión, el 18 de octubre del corriente año cumplió con la condición temporal para acceder a la excarcelación en los términos de la libertad condicional”.

Además, el fallo resalta que “del informe técnico criminológico se desprende claramente que Espinoza posee conducta ejemplar diez y concepto muy bueno”. En sus argumentos el juez citó al ex ministro de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni, y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El represor llevaba 8 años y ocho meses tras las rejas, pese a que los últimos años los cumplió en su casa, donde obtuvo permiso para visitar familiares.

Fuente Tiempo Argentino