Un hombre de 41 años denunciado por violencia de género por su ex esposa y con prohibición de acercamiento hacia ella fue detenido este mediodía en una vivienda del barrio porteño de Villa Crespo, tras amenazar con un arma de fuego a sus hijos de 5 y 11 años y luego de que la mujer activara el botón antipánico, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 12.40 de este mediodía en una casa ubicada en la calle Manuel A. Rodríguez al 2000, en dicho barrio de la ciudad de Buenos Aires. Según informaron voceros policiales a Télam, hasta esa vivienda se desplazaron efectivos de la comisaría 15° de la Policía de la Ciudad, tras la activación del botón antipánico de una mujer que había denunciado previamente a su ex marido por violencia de género.

La denunciante se encontraba sobre la vereda y, al llegar los uniformados, les relató que su ex pareja se encontraba armada dentro del departamento con los hijos de 5 y 11 años de ambos, y que amenazaba con dispararles. Por este motivo, la mujer les permitió el ingreso a la vivienda a los policías, quienes primero hicieron salir a los niños y luego redujeron al acusado, informaron fuentes de la fuerza.

En la casa, luego de requisarla los efectivos secuestraron una pistola calibre .22 con cargador y siete cartuchos, 300 municiones del mismo calibre, y una escopeta Acier Fin calibre 16/67, todas pertenecientes al hombre denunciado. En tanto, el agresor fue trasladado a la dependencia policial correspondiente y quedó detenido a disposición de la Justicia.

Fuente Cronica – Telam

Caso Carla Soggiu: el abogado afirmó que “si el botón hubiera funcionado, ella estaría viva”

El abogado de la familia de Carla Soggiu, Juan Manuel Dragani, apuntó contra la responsabilidad del Gobierno de la Ciudad de que el botón antipánico que tenía Carla no haya funcionado y no la haya geolocalizado cuando se activó en tres oportunidades. Además, advirtió que todavía faltaba reconstruir cómo llegó a la rivera del Riachuelo y dónde está su cartera y su celular, que aún no fueron encontrados.

En diálogo con Navarro 2019, el letrado advirtió que “si el botón hubiera funcionado correctamente, Carla estaría viva” y explicó que “la causa tiene tres aristas: la primera es el brutal ataque del marido Nicolás Fuentes, el 26 de diciembre cuando fue maniatada, golpeada y violada, este hombre fue detenido el 27 de diciembre, ese día Carla empezó referir cefalea producto de los golpes recibidos ya que tenía una válvula de una hidrocefalia. Ella desaparece el 15 de enero, ese día, activa el botón antipánico allá por las 20.07 y efectúa tres llamados que entre el primero y el ultimo transcurrió una hora y media”.

“La policía la va a buscar a un lugar erróneo, a la casa de los padres donde no era el lugar donde se había activado. Hubo una charla con la persona que atiende el llamado y quien le pide que se incorpore, que se acerque a un lugar cuando es la Policía la que se tiene que acercar a la víctima, hubo un segundo y un tercer llamado”, agregó.

Y completó: “La empresa que se encargaba del mantenimiento era Coradir y su contrato finalizó el 31 de diciembre y a partir del 1 de enero, se firmó un nuevo contrato con Soflex. Carla tuvo la mala suerte de desaparecer entre que queda desafectada una empresa y empieza la concesión de otra. El botón no funcionó y ella hizo todo lo que tenía que hacer de manual. Esa es la única realidad”.

Afirmó que se presentaron como parte querellante de la causa y el fiscal a cargo, Troncoso “pidió los contratos” de ambas empresas.

Asimismo, aseveró que “si la geolocalización hubiera funcionado correctamente, la hubieran ubicado a los tres minutos que llamó” y marcó que “hubo una falla de transición de una empresa a otra”.

Fuente: El Destape