Guardias de seguridad  flanqueando todos los accesos al Palacio del  Congreso,  una amenaza de bomba  en el anexo A de Diputados,  que obligó a desalojarlo, y sobre todo, pesar y dolor  de  familiares y legisladores cercanos, conformaron el clima  enrarecido que acompañó al presidente de  la nación Mauricio Macri en la despedida   en el salón de los Pasos Perdidos, a los restos del diputado nacional Héctor Olivares.

Ofrendas florales  de distintos bloques , en particular de la UCR, el Frente Renovador, también del Ministerio de Seguridad, entre otros  escoltaron   el pasillo de acceso a la Sala velatoria, donde se encontraba la viuda del  legislador junto a sus  hijos y demás familiares sumidos en un profundo dolor  por la sorpresiva  muerte del  legislador radical  riojano, quien había sido atacado el pasado jueves por la mañana a metros del Congreso cuando realizaba actividad física junto a su colaborador Miguel Yadón, que falleció en el momento.

Con motivo del duelo nacional  por  48 horas  que decretó  el presidente Mauricio Macri a partir de este lunes,  fueron suspendidas    las reuniones de las comisiones permanentes  previstas para  martes y miércoles en el Congreso de  la nación.