En plena decadencia del Imperio, el principal medio económico que representa a los herederos de Baring Brothers y el mundo financiero británico, pretenden imponer sus ideas para aplicar en la próxima elección argentina.  

Escribe Alejandro C. Tarruella

Los decadentes

El periódico “Financial Times” dedicó el viernes un editorial en la que impone que “los argentinos deben rechazar el regreso del peronismo” con vistas a la jornada electoral del mes de octubre cuando se elija el nuevo presidente de la Nación.  Sugiere no permitir que influya sobre el electorado el carácter de “más moderada” que expone Cristina Fernández de Kirchner, ahora candidata a la vicepresidencia de Alberto Fernández, su ex jefe de gabinete.

El diario que responde a los intereses financieros de la city lonidense estima que tan solo “una mirada al historial económico del peronismo debería asustar a los votantes”, en la suposición de que pueden alcanzar ese objetivo. Por supuesto, no especifica nada en esa primera parte de la propuesta, al llevar su proclama al campo estrictamente ideológico.

Así, sostiene el poderoso “The Financial Times”, de escasa difusión en el Conurbano bonaerense –como se bromeaba ayer en un bar de la avenida Corrientes-, que “El movimiento populista ha dejado un sendero infeliz de fracasos durante siete décadas, desde los controles de precios hasta la nacionalización y la manipulación de los tipos de cambio, respaldados por un endeudamiento insosteniblemente alto”.

El medio reconoce, una contradicción, que el endeudamiento mayor de estos años en Argentina se produjo en el actual gobierno del hijo de Franco Macri, que no es un gobierno peronista

Llegan a reconocer que durante este gobierno se produjo una “caída abrupta del nivel de vida” de la sociedad en su conjunto. De todos modos, los discípulos de su majestad estimaron que a largo plazo, seguramente a muy largo, el plan de Dujovne, Caputo, Sturzenegger y Mauricio,  se ve “encaminado a generar ganancias económicas”.

Y agregan los británicos al ofrecer su receta a los argentinos que “El programa de austeridad de Macri está ampliamente encaminado a generar ganancias económicas a largo plazo para Argentina, pero el dolor a corto plazo de una caída abrupta del nivel de vida puede ser demasiado para los votantes”. “Puede ser”, sostienen, no están por lo tanto, muy seguros.



El desastre del FMI

Afirman luego que en el país “Está en juego el futuro del mayor rescate de la historia del FMI, un rescate de u$s 56.000 millones con el que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha estado estrechamente asociada”, cuando en realidad, Lagarde impone el programa del Fondo a los socios del poder en la fuga de capitales, que es de carácter histórico por el despojo que significa para el país.

Sigue expresando el diario financiero británico que “Las limitaciones del programa del FMI y las realidades de la difícil situación económica de Argentina dejan poco espacio para las maniobras de política. Una posibilidad podría ser la recompra limitada de la deuda a corto plazo para romper el círculo peligroso por el cual la inquietud del mercado de deuda soberana alimenta la inestabilidad de la moneda y, a su vez, la inflación interna”, en un tono inhóspito tal vez destinado a destruir la última esperanza.

Luego de calificar de populismo al peronismo, recurso académico de vasta difusión en medios, el diario establece el límite que pregonan de modo imperativo: “Argentina debe rechazar el regreso del peronismo”. Aunque parecen estar convencidos, en definitiva, que es imposible detener los vientos del pueblo al expresar:

“El fantasma del peronismo está regresando a la Argentina. Con cinco meses para el final, las encuestas sugieren que la historia puede repetirse”

Como se observa, se trata de manotazos de ahogado del sector financiero británico, no afín a los intereses históricos de la Argentina, y en franca retirada de sus posiciones de poder en aquel país. La historia, es sabido, nunca se repite, salvo en las presunciones de los poderosos que creen que su poder es la eternidad. La historia es cambio, perpetua transformación, y en ese sentido, un retorno del peronismo implica una recuperación de las condiciones políticas que pueden volcar su favor hacia las grandes causas del pueblo que alguna vez luchó y expulsó a los británicos en las Invasiones Inglesas.



“The Financial Times” lo sabe cuando sostiene con rara sabiduría que “el dolor a corto plazo de una caída abrupta del nivel de vida puede ser demasiado para los votantes” y entonces,  “una nueva Sra. Fernández, reenvasada en colores más moderados, podría ofrecer un alivio más rápido”. Si bien no hay reenvasado sino cambios propios de los tiempos y la política, no es desacertado que, una vez más, el peronismo puede dar respuesta inmediata a los grandes padecimientos de la mayoría de los argentinos. En esa reflexión hay sabiduría.

El diario sostiene, con rara sabiduría, que “el dolor a corto plazo de una caída abrupta del nivel de vida puede ser demasiado para los votantes”

En abril de este año, el mismo medio analizaba que la feroz inflación producida por el gobierno macrista produjo un alto aumento de la pobreza, superior al que los inescrupulosos funcionarios y los mercados esperaban. “Esto está amenazando las perspectivas de reelección de Macri, quien había asegurado a los votantes en la campaña que extinguir la inflación sería fácil”, aseguraba Benedict Mander, en “The Financial Times”. Y reseñaba que el FMI “continúa expresando su apoyo total para él después de su récord de rescate de Argentina por 56.300 millones de dólares en medio de una crisis monetaria el año pasado”.

Resulta contradictorio que el medio exprese el desastre económico-social del gobierno de Macri, y reconozca que Cristina Fernández de Kirchner nuevamente en el gobierno, como vicepresidenta de Alberto Fernández, puede aliviar la situación del país y tal vez sacarlo adelante. Dicho lo cual, retorna el Financial Times al perimido universo financiero de sus intereses, y sostiene que eso no es bueno.

El mundo es así aunque no lo será por mucho más tiempo. Las condiciones en que hoy se sostiene van a ser transformadas profundamente en lo que va de 2019 a 2020. Para suerte, seguramente, de toda la humanidad. Y del peronismo, por supuesto.

Fuente: Infobaires 24